Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Y 4.° que no habiendo error de derecho en la calificacion del delito no procede la casacion apoyada en el caso 3.o del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870.

En la villa de Madrid, á 1.° de Febrero de 1872, en el recurso de casacion por infraccion de ley que ante Nos pende, interpuesto por Rafael Diaz Sanchez contra la sentencia pronunciada por la Sala del crímen de la Audiencia de Madrid en causa seguida al mismo en el Juzgado de primera instancia de Cebreros por desacato:

Resultando que en 17 de Octubre de 1870 el Regidor primero de Navaluenga procedió a formar causa contra Rafael Diaz Sanchez con motivo de haber puesto en su conocimiento el Alcalde D. Pedro Gavira que, estando auxiliando al recaudador de contribuciones y verificándose tambien al mismo tiempo la cobranza del primer trimestre de arbitrios provinciales, para lo cual habia apremio, al presentarse dicho Rafaél á hacer el pago, dijo al Alcalde de una manera descompuesta las expresiones de aladron, que estaba robando al pueblo:»

Resultando que el procesado en su indagatoria manifestó que con motivo de estarse procediendo a la cobranza del reparto vió que á José Muñoz se le trataba de exigir un cuarto en real, á lo cual se opuso; y entóoces hizo presente el declarante que no debia pagarlo por ser el primer dia de cobranza, y como le contestara el Alcalde con tono amenazador, le dijo que eso era una estafa y que D. Juan Chico no habia hecho otro tanto, á lo cual el Alcalde le contestó que callara y le perdonarian principal y costas; habiendo añadido tambien que en el reparto de provinciales se incluian 120 pesetas más:

Resultando que el Alcalde niega el hecho de haber ofrecido perdonar principal y costas, expresa que sólo se exigió un octavo de real å Cláudio Perez y Catalina Diaz; dice que para sufrir el recargo expresado habia avisado con tres dias de anticipacion, y que estando sufriendo apremio debia pagarse á costa de los morosos, y expresa que el reparto estaba aprobado, y por su parte los testigos citados por el procesado evacuaron negativamente las citas:

Resultando que la Sala, calificando el hecho de desacato ménos grave á la Autoridad, impuso á Rafael Diaz Sanchez 14 meses de prision correccional, con sus accesorias:

Resultaudo que contra esta sentencia interpuso el procesado recurso de casacion por infraccion de ley, que fundó en el caso 3.o del art. 4.° de la provisional de 18 de Junio, alegando como infringidos el art. 266 del Código, pues para que exista desacato, es menester que la Autoridad esté en el ejercicio de sus funciones ó con ocasion de ellas:

Resultando que admitido el recurso por la Sala segunda de este Tria bunal Supremo, ha pasado á esta tercera, donde ha sido sustanciado en forma:

Visto, sieodo Ponente el Magistrado D. Manuel María de Basualdo:

Considerando que por el art. 267 del Código penal vigente, se establece en su núin. 1.o que cometen desacato los que hallándose una Autoridad en el ejercicio de sus funciones ó con ocasion de estas la calumniaren, injuriasen ó insultaren de hecho ó de palabra á su presencia ó en escrito que les dirigiesen ó los amenazaren:

Considerando que las expresiones que el recurrente Rafael Diaz Sanchez dirigió al Alcalde de Navaluenga personalmente, en ocasion de auxiliar al recaudador de contribuciones que exigia el primer trimestre de las provinciales del año 1870, llamándole ladron que estaba robando al pueblo, y áun las que él mismo confiesa en su declaracion de ser una estafa el recargo que se imponia á Muñoz, constituyen un verdadero desacato por injuriarse á la Autoridad ejerciendo sus funciones y á su presencia:

Considerando que su exculpacion, encaminada á suponer que dicha Autoridad abusaba de las funciones que le estaban coofiadas, nunca seria motivo para eximirle de culpabilidad, áuo probado que asi fuese, porque tendria derecho para quejarse de los excesos de aquella, pero nunca para injuriarla, como lo hizo; no resultando además justificado que se excediese el Alcalde en manera alguna, seguo los fundamentos de la sentencia:

Considerando, por tanto, que no habiéndose iofringido el art. 267 del Código penal vigente, como se alega por el procesado en su recurso de casacion, no procede este por el error de derecho en la calificacion del delito que señala el caso 3. del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870 ea que se funda;

Fallamos que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casacion interpuesto por Rafael Diaz Sanchez contra la sentencia dictada por la Sala de lo criminal de la Audiencia de esta corte de 27 de Junio último, y le condenarnos en las costas: librese certificacion de esta sentencia, que se dirigirá á la referida Sala por el conducto corres pondiente.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Gaceta de Madrid é insertará en la Coleccion legislativa, pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.-Sebastian Gonzalez Nandin. - Manuel María de Basualdo.- Miguel Zorrilla.-Manuel Almonací y Mora.-Antonio Valdés.-Francisco Armesto.-Alberto Sautías.

Publicacion.-Leida y publicada fué la anterior sentencia por el Excelentísimo Sr. D. Manuel María de Basualdo, Magistrado del Tribunal Supremo, estándose celebrando audiencia pública en su Sala tercera el dia de hoy, de que certifico coino Secretario Relator de la misma.

Madrid 1° de Febrero de 1872.-Licenciado José María Pantoja.(Gaceta de 16 de Abril de 1872.)

[ocr errors]

794.

(74 de 1872.)

Recurso de casacion (3 de Febrero de 1872.).-FALSO TESTIMONIO.-Se declara por la Sala segunda del Tribunal Supremo no haber lugar á la admision del recurso de casacion por infraccion de ley, interpuesto por Ramon Lopez Fontela contra la sentencia pronunciada por la Sala de lo criminal de la Audiencia de la Coruña, en causa seguida á su instancia contra Josefa Vazquez y consorles, y se resuelve:

Que las alegaciones vagas y genéricas de las disposiciones legales que se suponen infringidas excluyen la admision del recurso de casacion, segun lo prevenido en el art. 16 de la de 18 de Junio de 1870 y lo que con repeticion tiene declarado el Supremo Tribunal.

En la villa y corte de Madrid, á 3 de Febrero de 1872 en el expediente

y número 1290 pendiente ante Nos sobre admision del recurso de casacion propuesto por Ramon Lopez Fontela:

1. Resultando que promovida causa criminal en el Juzgado de Chantada á instancia de Ramon Lopez Fontela contra Josefa Vazquez y consortes por supuesto delito de falso testimonio prestado en negocio civil y sustanciada en ámbas instancias, la Sala de lo criminal de la Audiencia de la Coruña dictó sentencia eu 22 de Noviembre último, revocatoria de la del inferior, por la que declarando iufundada y temeraria la acusacion, absolvió libremente a los procesados con pronunciamientos favorables, y condenó en las costas al querellante Lopez Fontela, en conformidad a lo dispuesto en el art. 3.° del reglamento provisional de 26 de Setiembre de 1835:

2.° Resultando que deducido en tiempo y forma recurso de casacion contra dicho fallo á nombre del agraviado, apoyado en el párrafo segundo del art. 4.° de la ley que lo autoriza, alega como fundamentos para su propósito, aunque sin citar expresamente como debiera las leyes que expone infringidas, que consignándose en la sentencia reclamadă las contradicciones en que incurrieron los testigos acusados como falsarios, y siendo éste un delito penado en el Código, no han podido ser legalmente declarados irresponsables sin incurrir en una notoria infraccion legal y manifiesto error de derecho:

Visto, siendo Ponente el Magistrado D Fernando Perez de Rozas:

Considerando que las alegaciones vagas y genéricas de las disposiciones legales que suponen infringidas excluyen el recurso de casacion, segun lo prevenido en el art. 16 de la de 18 de Junio de 1870 y que cou repeticion lo tiene declarado este Supremo Tribunal;

Fallamos que debemos declarar y declarainos no haber lugar á la arlmision del interpuesto á nombre de Ramon Lopez Fontela, a quien condenamos en las costas; comuníquese esta resolucion á la Sala de lo crimipal de la Audiencia de la Coruña á los efectos procelentes en derecho.

Así por esta sentencia, que se publicará en la Gaceta de Madrid é insertará en la Coleccion legislativa, lo pronunciamos, mandamos y firmainos.-Cirilo Alvarez.-Tomás Huet.-José María Haro.—Manuel Leon. - Fernando Perez de Rozas.—Juan Cano Manuel.--Luis Vazquez Mondragon.

Publicacion.-Leida y publicada fué la sentencia anterior por el Excelentísimo Sr. D. Fernando Perez de Rozas, Magistrado del Tribunal Supremo, celebrando audiencia pública su Sala segunda el dia de hoy, de que cerlifico como Secretaria habilitado de ella.

Madrid 3 de Febrero de 1872.- Manuel Ramos.--(Gaceta de 10 de Febrero de 1872.)

95.
(75 de 1872.)

Recurso de casacion (3 de Febrero de 1872.)-LESIONES.-Se declara por la Sala tercera del Tribunal Supremo no haber lugar al recurso de casacion por infraccion de ley, interpuesto por Cipriano Leon Baptista contra la sentencia pronunciada por

la

Sala cuarta de la Audiencia de Madrid, en causa seguida al mismo por lesiones, y se resuelve:

Que conforme a lo dispuesto en el art. 423 del Código penal vigente, el acto de disparar un arma de fuego contra cualquiera persona se castiga con prision correccional en sus grados minimo y medio, si no hubiesen concurrido en el hecho todas las ciacunstancias necesarias para constituir delito frustrado ó tentativa de parricidio, homicidio ó cualquiera otra á que esté señalada una pena superior por alguno de los artículos de este Código; y que en virtud de esta disposicion el culpable de un delito de lesiones menos graves, cuando sean producidas por disparo de un arma de fuego, debe ser comprendido en la sancion penal del expresado art. 423, aunque por ellas haya merecido otra pena inferior, segun recientes decisiones de esta Sala.

En la villa de Madrid, á 3 de Febrero de 1872, en el recurso de casacion por infraccion de ley que ante Nos pende, interpuesto por Cipriano Leon Baptista contra la seriencia pronunciada por la Sala cuarta de la Audiencia de Madrid en causa seguida al mismo en el Juzgado de primera jastancia de Pastrana por lesiones:

Resultantlo que en las primeras horas del 30 de Setiembre de 1870 se dió parle al Alcalde de dicha villa por el amo de Nemesio Dominguez Gutierrez que éste habia sido herido en la mano izquierda aquella misma uoche; y habiendo sido reconocido por el Facultativo se le hallaron, además de varias heridas en el índice y dorso de dicha mano, una contusion en la cabeza y algunas rozaduras y lesiones en diferentes partes de su cuerpo, producidas todas como por perdigones, uno de los cuales se extrajo de una de ellas, y curándose las de la mano y cabeza, que recesita ron de asistencia facultativa sucesivamente, hasta que en la tarde del 17 de Octubre estuvo el lesionarlo en disposición de dedicarse á sus trabajos habituales, para los que no quedó impedido: Resultando

que el Dominguez declaró que después de las diez y media de la citada noche fué con varios á beber aguardiente á una taberna, en la que le insultó Cipriano Leon, quien ya en la calle, sin mediar disputa, le dió un palo en la cabeza que le hizo caer al suelo, y en seguida le disparó un arma de fuego que le pareció un cachorrillo; todo lo cual niega el procesado, afirmando que no estuvo con tales sugetos en el punto designado y que se retiró a su casa á las nueve y media:

Resultando que varios testigos declaran que el agresor y ofendido esluvieron en la taberna jugando, con cuyo motivo disputaron, y saliéndose á la calle tuvo lugar la ocurrencia de autos; añadiendo un testigo que antes de que el Cipriano hiciera el disparo que hirió al Dominguez éste habia caido al suelo de resultas de un golpe, si bien no podia decir quién se lo dió:

Resultando del reconocimiento practicado en el capote del herido, que rsta prenda tenia varios agujeros producidos como por perdigones, excepto dos

que parecian causados por balines:

Resultando que tramitada y conclusa la causa, el Juez de primera insfancia dició sentencia coudenando al procesado, como autor de lesiones ménos graves, a dos meses y un dia de arresto mayor, con las accesorias correspondientes, al abono de 18 pesetas por indemnizacion al ofendido y

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

al pago de las costas; cuya sentencia ha sido revocada por la referida Sala, declarando que el hecho probado de haberse disparado por Cipriano Leur Baptista un arma de fuego contra determinada persona, causandole lesiones ménos graves, constituye un delito de esta clase, sio circunstancias bastantes para calificarlo de delito frustrado ó tentativa de homicidio ó asesinato, siendo de apreciar la atenuante de arrebato y obcecacion, y condenando á dicho procesado en la pena de 18 meses de prision correcciogal, con sus accesorias de suspension de todo cargo y del derecho de sufragio, á la indemnizacion de 18 pesetas al ofendido y al pago de las costas, o en su defecto á la responsabilidad personal subsidiaria correspondiente:

Resultando que el procesado ha interpuesto contra esta sentencia en tiempo y forma recurso de casacion por infraccion de ley, fundándolo en el caso 4. del art. 4.° de la provisional que los ha establecido, y citando

у como infringidos el art. 433, párrafo primero del Código penal vigente, que ha debido aplicarse en la sentencia en vez del que la misma cita, en el cual se trata de un hecho aislado sin relacion con ningun otro , y aqui están probadas la reyerta y obcecacion, de cuyas resultas se ocasionaron Jas lesiones:

Resultando que admitido el recurso por la Sala segunda de este Tripal Supremo, y recibido en esta tercera, se ha sustanciado en forma:

Visto, siendo Ponente el Magistrado D. Alberto Santías:

Copsiderando que, conforme a lo dispuesto en el art. 423 del Código penal vigente, el acto de disparar un arma de fuego contra cualquiera persona se castiga con prision correccional en sus grados mínimo y medio, si no hubiesen concurrido en el hecho todas las circunstancias necesarias para constituir delito frustrado ó tentativa de parricidio, homicidio ó cualquiera otro á que esté señalada una pena superior por alguno de los artículos de este Código ; y que en virtud de esta disposicion el culpable de un delito de lesiones ménos graves, cuando sean producidas por disparo de un arına de fuego, debe ser comprendido en la sancion penal del expresado art. 423, aunque por ellas haya merecido otra pena inferior, segun recientes decisiones de esta Sala:

Considerando, por consiguiente, que dados los hechos consignados, y que la Sala de lo criminal de la Audiencia de Madrid ha admitido coino probados en su sentencia , al declarar al Cipriano Leon reo por prueba plena del delito de lesiones menos graves, producidas por el disparo de un arma de fuego contra Nemesio Dominguez Gutierrez, y comprenderlo en la sancion penal del referido art. 423, imponiéndole 18 meses de prision correccional por concurrir la circunstancia atenuante de obcecacion y arrebato, di ha infringido dicho artículo , ni incurrido en falta. por no haber hecho mérito del 433 citado por el recurreate, ni tampoco en el error de de derecho que expresa el caso 4.' del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870;

Fallamos que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casacion que contra la sentencia dictada por la mencionada Sala ha ha interpuesto Cipriano Leon, á quien condenamos en las costas; librese certificacion de esta sentencia, y dirijase á la Sala sentenciadora por ducto ordinario.

Así por esta nuestra senteneia, que se publicará en la Gaceta de Madrid é insertará en la Coleccion legislativa, pasándose al efecto las copias uecesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.--Sebastian GonzaJez Nandin.-Manuel María de Basualdo. - Miguel Zorrilla.- Manuel Al

COD

« AnteriorContinuar »