Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la Nacion era una propiedad de la fanilia Real, y.

baxo tan absurda suposicion arrancó en Bayona las cesiones de los Reyes padre e hijo. V. M. no tuvo otra razon para proclamar solemnemente en sú augusto decreto de 24 de ses tiembre la soberanía nacional, y declarar nulas las renuncias hechas en aqueHa ciudad de la corona de España por falta del consentimiento libre y espontáneo de la Nacion, sino recordar a esta que una de sus primeras obligaciones debe ser en todos tiempos la resistencia á la usurpacion de su libertad é independencia. La sublime y heroyca insurreccion á

que

ha recurrido la desventurada España para oponerse á la atroz opresion que se la preparaba, és uno de aquellos dolorosos y arriesgados: remedios á que no puede acudirse con frequencia sin aventurar la misma existencia politica que por su medio se intenta conservar. Por tanto la experiencia acreditu, y aconseja la prudencia , que no se pierda jamas de vista quanto conviene a la salud

y

bien estar de la Nae cion, no dexarla caer en el fatal olvido de sus derechos , del qual han tomado origen los anales que la han conducido á las puertas de la muerte. 4,

La clara, sencilla, pero solemne deelaracion de lo que la corresponde como Nacion libre y soberana, presentando á cada paso a los que tengan la dicha de dirigirla baxo los auspicios del Señor D. Fernando vir y sus legitimos suces sores los derechos de la Nacion españo ła, les indicará con toda claridad de qué modo han de usar de la autoridad que la Constitucion y el Monarca confien á su cuidado. En el exercicio del respectivo ministerio

que

cada funcionario desempeñe, no podrá desentenderse de tes ner fixa la vista en la inmutable regla de una declaracion tan augusta, en donde ha de leer sus tremendas é inviolables obligaciones; los españoles de todas clases, de todas edades

у

de todas con diciones sabrán lo que son y

lo preciso que sean para ser honrados y respetados de los propios y de los extraños. No es menos importante expres sar las obligaciones de los españoles para con la Nacion, pues que esta debe conseryarles por medio de leyes justas y equitativas todos los derechos políticos y civiles que les corresponden como in dividuos de ella. Asi van señaladas con individualidad aquellas obligaciones de que no puede dispensarse ningun espa-: ñol sin romper el vinculo que le une al Estado. Como otro de los principales fines de la Constitucion es conservar la integridad del territorio de España,

que es

como

se han especificado los reynos y provincias

que componen su imperio en ambos hemisferios, conservando por ahora la misma nomenclatura y division que ha existido hasta aqui. La Comision bien hubiera deseado hacer mas cómodo y proporcionado repartimiento de todo el territorio español en ambos mundos, asi para facilitar la administracion de justicia, la distribucion y cobro de las con: tribuciones, la comunicacion interior de las provincias unas con otras, para acelerar y simplificar las órdenes y providencias del Gobierno , promover y fog mentar la unidad de todos los españoles, qualquiera que sea el reyno ó provincia a que puedan pertenecer. Mas esta gran, de obra exige para su perfeccion un cús mulo prodigioso de conocimientos cientificos, datos, noticias y documentos, que la Comision ni tenia ni podia facilis tar en las circunstancias en que se halla el reyno. Asi ha creido debia dexarse

para las Córtes sucesivas el desempeño de este tan dificil como importante trabajo.

La declaracion solemne y auténtica de que la religion católica, apostólica, romana

es y será siempre la religion de la Nacion española , con exclusion de qualquiera otra , ha debido ocupar en la ley fundamental del Estado un lugar preeminente, qual corresponde á

la grandeza y sublimidad del objeto. - En seguida se proclama igualmente, que el Gobierno de España es una Monarquia hereditaria, moderada

por

la ley fundamental, sin que en las limitaciones que la modifican pueda hacerse ninguna alteracion, sino en los casos y por los medios que señala la misma Constitucion. La Comision ha mirado como esencialísimo todo lo concerniente á las limitaciones de la autoridad del Rey, arreglando este punto con toda circunspec cion , asi para que pueda exercerla con la dignidad, grandeza y desembarazo que corresponde al Monarca de la esclareci. da Nacion española, como para que no vuelvan á introducirse al favor de la obscuridad y ambigüedad de las leyes las funestas alteraciones que tanto han desfigurado y hecho variar la indole de la Monarquía con grave daño de los intereses de la Nacion y de los derechos del Rey. Asi se han señalado con escrupulosidad reglas fixas, claras y sencillas que determinan con toda exactitud y precia sion la autoridad que tienen las Córtes de hacer leyes de acuerdo con el Rey; Ja que exerce el Rey para executarlas y hacerlas respetar y la que se delega á -los jueces y tribunales para la decision de todos los pleytos ý causas con arreglo á las leyes del rey no. 1**!!

asi

.- Las circunstancias que han de cono currir en todo el que quiera ser considerado como ciudadano español han debido merecer atencion

muy principal. Co mo individuo de la Nacion se hace

partícipe de sus privilegios, y solo baxo se» guridades bien calificadas pueden ser admitidos en una asociacion politica los que como son llamados à formarla, lo son tambien á conservarla y defen• derla. La naturalizacion de los extran. geros en el reyno ha ocupado igualmente la atencion de la Comision. El aumento de la poblacion, el fomento de la agricultura, de las artes y del comercio, de que tanto necesita la Nacion despues de una guerra asoladora; la facilidad con que las leyes del reyno han favorecido en todos tiempos su admision, la autorizaba á abrir la puerta á su: venida y establecimiento. Asi lo ha hecho; pero al mismo tiempo ha limitado en ellos el exercicio de los derechos políticos y cisviles; ya porque los extrangeros no tanto son atraidos á establecerse en un país por la ambicion de los empleos y cargos públicos, como por el irresistible aliciente de hacer honradamente su fortuna baxo el amparo y proteccion de leyes humanas y liberales; ya porque la Nacion, victima en el dia en mucha parte del fatal pacto de familia, no debia

« AnteriorContinuar »