Imágenes de páginas
PDF
EPUB

gente investigador, que no debe ser sospechoso de parcialidad, cuando

por

el contrario afecta despreciar todo lo que no sea Castilla, omite hablar de documentos aragoneses, atribuye en cierto modo á la Coronilla el desmejoro de la caligrafia, y no tiene por verdaderos reyes de España sino á los de Castilla; se vé forzado á conceder que el Aragon tuvo sus rimas ó su poesia propia (aunque no dice si castellana) desde el siglo VIII, y á confesar que el vulgo, á quien atribuye esclusivamente la formacion del lenguaje (27), mejoró su idioma con el trato de los aragoneses y otras gentes , é hizo culta su lengua de suerte que ya pudo andar en las escrituras; opinion que en nuestros dias ha reproducido Monlan en su Diccionario etimológico.

Tambien comprobarian nuestro parecer varios escritores biografiados por Latassa, el cual con respecto á ellos no dice, como espresamente de otros, que escribieron en lemosin sino en romance vulgar; y sobre todo, no debieron escribir sino en aragonés, tal como él fuera, pero seguramente de otro modo que el lemosin, los Anónimos del siglo XIV á quienes dá cabida en su Biblioteca antigua fundado en que deberian ser aragoneses á juzgar por el dialecto, observacion que repite en el siglo XV hablando de fr. Bernardo Boyl, traductor del libro intitulado Isac de Religione , cuya version dice que se halla escrita en lengua aragonesa, añadiendo que deduce

que el autor lo era por la calidad del idioma aragonés en que hizo la citada version. (28)

[27] «Muchos, dice, le nombran con vilipendio la vil plebe, el ignorante vulgo; pero bien le pueden tratar como quieran que al cabo el vulgo ha de ser el que forme la lengua y el que arrastre á los doctos y los envuelva en su lenguage... el vulgo los redujo á hablar bárbara mente y les hizo admitir á pesar suyo el romance.»

[28] En la seccion de mss. de la Biblioteca nacional existia , segun el

Los SS. Flotats y Bofarull, editores de la Crónica del rey D. Jaime, dicen por otra parte que la lengua lemosina es la que «estaba en tal tiempo mas en boga en la corte de Aragon, y que se hablaba en casi todos sus dominios á escepcion de la parte que correspondia al primitivo reino de este nombre,) con lo cual manifiestan que el lemosin estaba en boga y no mas, se entiende que entre corlesanos y poetas, y que era lengua vulgar, en Cataluña y las Baleares por ejemplo, pero no en el Aragon anterior á Doña Petronila, esto es, no en el Aragon verdadero.

Transportando ahora la cuestion del terreno de las autoridades al mucho mas firme de los documentos, no es posible resistir á tanta prueba como ofrecen los mas antiguos de nuestros fueros, cuyo lenguaje, cuando no bastáran los indicios de su verdadera fecha, pondría de manifiesto al mas incrédulo la verdad de lo que estamos sustentando.

En la detenida Historia que publicó el abad Briz Martinez sobre el monasterio de S. Juan de la Peña y á un mismo tiempo sobre los orígenes del reino aragonés, ingiere con motivo de la coronacion de nuestros reyes alguna parle de las venerandas leyes de Sobrarbe en su propio lenludice que formaron los Iriartes, una Crónica de los reyes de Aragon en lengua aragonesa, y el reciente decreto de Archivos y Bibliotecas (17 de Julio de 1858) dispone que se reuvan en edificio cercano a la corte los archivos de las órdenes militares en sus dos lenguas de Castilla y Aragon, pero indudablemente que se refiere, sin bastante propiedad, á la lengua de la corona de Aragon.-Actualmente en la baronia de Arenoso, y en algunos pueblos del rio Mijares, como Villabermosa, se habla el español que alli llaman el aragonés, segun lo indica el diligente escritor D. Branlio Foz en el tomo V de su Historia de Aragon. Por lo demas en Aragon hay tal anarquia en el idioma, que existen pueblos muy próximos entre sí pero muy apartados de lenguage, por ejemplo, Castelseras, Valdealgorfa y' Codoñera, en la provincia de Teruel partido de Alcañiz: en los dos primeros se habla castellano, en el últiino cierta informe mezcla de modismos aragoneses, catalanes y valencianos.

[ocr errors]

guage antiguo que conviene dar a conocer: «Que oya su Missa » en la iglesia e que ofrezca porpora et dé su moneda, e que » despues comulgue. Que al levantar suba sobre su escudo, » teniéndolo los ricos ons et clamando todos tres vezes » Real, Real, Real. Estonz se panda su moneda sobre las ngens entra á cien sueldos. Que por entender que ningun » otro Rey terrenal no aya poder sobre eyll, cingase eyll » mismo su espada, que es á semblante de Cruz.»

Los códices del fuero de Sobrarbe, que á la verdad nunca han escaseado (29) por mas que sean muy pocas las huellas que de su conocimiento nos hayan dejado los historiadores aragoneses del siglo de oro, son ahora bastante numerosos y sobre todo mejor estudiados, no en verdad del público para quien permanecen inéditos, pero á lo menos de las personas diligentes que todavía aspiran con gusto el polvo de nuestros archivos y bibliotecas. Quien más y mejores noticias ha producido, que nosotros sepamos, sobre aquellos preciosos restos de la historia y la legislacion, ha sido el Sr. D. Javier de Quinto en su magistral discurso ó tratado sobre el JURAMENTO POLÍTICO de nuestros reyes, y sobre todo en su posterior obra en refutacion de cierto opùsculo polémico del Sr. Morales Santisteban. De entre los varios códices

que cita, cuatro de ellos pertenecientes á la Academia de la Historia (por cada dia mas rica en escelentes manuscritos), nno al Sr. Gayangos y dos al mismo Sr. Quinto, tomaremos una cláusula en comprobacion de nuestro asunto У

la presentaremos con las dos versiones que tiene en el mas antiguo códice de la Academia y en el muy antiguo tambien del ano

(29) Latassa, enumera ocho diversos codices, sin los que existian fucra de España.

fador insigne de Ticknor. «Que si por aventura muere el » que regna sin fijos de leal coniugio, que herede el regno » el mayor dellos hermanos que fuere de leal coniugio.... » et si muere el rrey sen creaturas, ho sin hermanos de » pareylla (de pareia dice un códice de Quinte), deben le» vantar por rrey los rrichos omes et los ynffanzones, ca» Faylleros, et el pueblo de la tierra» «Et si por ventura » muere el que regna sines fillos de leal coningio, que hevrede el regno el maor de los hermanos, que fuere de leal

coniugio... et si muere el rey sen creaturas, o sen hermanos » de pareylla, deven levantar Rey los ricos omes, y et los » infanzones, cavalleros, et el pueblo de la tierra.

Pụdiéramos reproducir á ese tenor algunos mas fragmentos del fuero de Sobrarbe, pero bastando ya á nuestro propósito, citaremos ahora la Prefacion con que, segun Pellieer apoyado por Larripa, le encabezó en el siglo XI el rey D. Sancho Ramirez cuando dió fueros á los infanzones de Sobrarbe «Quando Moros conquirieron á España sub era „DCCL ovo hy grant matanza de cristianos; e eslonce per„diose España de mar á mar entro á los puertos ; sino en „Caliza, et las Asturias, et daca Alava et Vizcaya, dotra „part Bastan, et la Berrueza, et Deyerri; et en Anso, et en „sobre Yaqua, et en cara en Roncal, et en Sarazaz, et em „Sobre Arbe, et en Ainsa. Et en estas montanyas se alza„ron muy pocas gentes, et dieronse a pie, ficiendo caval„gadas; et prisieronse cavallos et partien los bienes á los „plus esforzados etc."

Los anteriores testos, y la noticia de que el fuero de Sobrarbe se mandó traducir á la lengua española en 1071 por el mismo D. Sancho Ramirez, que floreció muy antes

que el autor del poema del Cid, uno de los primeros monumentos castellanos y á la verdad harto informe, convencen de que el lenguage español era desde muy antiguo el que se usaba por los aragoneses, (30) supuesto era el de su legislacion, la cual, inclinada en los primeros tiempos á servirse del idioma latino, solo se trasladó al vulgar cuando este habia alcanzado cierta robustez, como sucedió á la publicacion de las Partidas, y un poco antes con la traduccion del Fuero Juzgo, posterior sin embargo á la codificacion del rey Sancho Ramirez. Y por si se alegáran razones contra la autenticidad de los códices á que nos hemos referido, esto es, por si se dudíra de que el lenguage en que aparecen escritos correspondiese de hecho ni á la época de su formacion (que esto tampoco no lo pretendemos), ni á la de D. Sancho Ramirez, ni aun á las posteriores hasta el gran codificador Jaime I; por si se insistiera en la opinión que algunos profesan de que el prefacio atribuido á D. Sancho Ramirez es obra de Teobaldo de Navarra en el año de 1237; por si, confrontados los testos de los varios códices que existen, se dedujera de su varia leccion la imposibilidad de fijar su verdadera importancia; por si se hiciera caudal con la respecliva modernidad paleográfica que todos ellos tienen comparados con la época en que decimos haberse redactado; todavía podriamos oponer á esos reparos algunas consideraciones que nos parecen concluyentes, cuales son la corta discre

(30) Si el principe de Viana, por lo demas sugeto de muchas letras, fuese autoridad en la materia, citariamos aquel pasaje de su revuelta Crónica en que, refiriendo la jornada de Alcoraz (1096), cuenta que a la grupa de S. Jorje vino un caballero aleman á la batalla, "e por cuanto entendia gramática entendiéronle algunos é fablaronle en latin,” lo cual probaria, no precisamente que hubiese tal caballero aleman, que esto ya no lo creyó Zurita, sino que el principe de Viana supodia rare el latio y comun el romance en aquella época.

« AnteriorContinuar »