Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cédula firmada en que esprese el motivo de la deten- Sin embargo de que así está dispuesto en la cion.

Si no supiere escrivir, firmará la cédula el alcaide ley citada, por real orden de 23 de setiembre con dos lestigos.

del mismo año se mandó que hasta que el perEn casos de suma urgencia bastará que las autori- sonal y material de las cárceles se incluyan en dades ó sus agentes cumplan con la mencionada obli- el presupuesto general del Estado y las Cortes gacion en el termino preciso de dos dias.

aprueben el crédito para cubrir tan preferente 32. Los alcaides de las cárceles no podrán recibir en atencion, continúe incluyéndose en los proyinclase de presa a ninguua persona sin mandamiento por ciales y municipales en la misma forma que se escrito del juez de la causa.

Tampoco podrán recibir a ninguna persona en clase ha hecho hasta ahora, pero en el concepto de de detenida , sino con las formalidades prescritas en la anticipo reintegrable en su dia, de los fondos regla 28.

del Estado. Lo mismo se mandó en cuanto a las Los alcaides darán inmediatamente cuenta de la de-obras de reparacion indispensables en las cártencion al juez de primera instancia, y donde haya mas de uno, al decano ó al que hiciere vecés de tal.

celes por otra real orden de 15 de julio de 1850,

de que nos hemos hecho cargo en el § 2. de Las faltas que cometan los alcaides en el la seccion 2.' De manera que los ayuntamiencumplimiento de los deberes que les imponentos continúan sufragando todos los gastos del las anteriores disposiciones, tienen su correc- personal y material de las cárceles, aunque en tivo, como se verá en la seccion penal. el concepto de anticipo reintegrable, porque

Tambien se ha de tener presente, que por deben ser de cuenta del Estado segun la ley. el art. 630 de los aranceles judiciales modificados en 22 de mayo de 1846, está dispuesto

§ 2. que interin se establece el arancel correspon- De la manutencion de presos pobres. diente para los alcaides de las cárceles, continuarán en observancia los que rigen en el dia, La manutencion de los pobres detenidos y ó la práctica que hubiese en la percepcion de arrestados en los depósitos municipales será los derechos.

de cuenta de los ayuntamientos respectivos : la Y por último, tienen tambien la obligacion de los presos pobres en las cárceles de partido de pasar á là autoridad judicial lista de los pre- y audiencia , de cuenta del partido ó partidos á sos para las visitas semanales y generales de que los establecimientos correspondan. (Artícucárceles, como se verá mas adelante.

los 27 y 28 de la ley citada de 26 de julio

de 1849.) SECCION IV.

Segun la disposicion sétima de la real ór

den de 13 de setiembre de dicho año de 1849, DE LOS GASTOS DE LAS PRISIONES Y MANUTEN- para la manutencion de los presos pobres en CION DE PRESOS POBRES.

las cárceles de partido y audiencia , se obser

varán los reglas establecidas en la real órden Los gastos que se originan en las prisiones de 31 de julio del mismo año, por ser consorpueden dividirse en dos clases ; unos relativos mes á lo prevenido en el art. 28 de la ley de al personal y al material que se emplea en los prisiones. Estas reglas son las siguientes : establecimientos, y otros á la manutencion y 1. Que los gobernadores de provincia adsocorro de los pobres presos ó detenidos en quieran y reunan los datos nececesarios para ellas. Los trataremos con la debida separa hacer por sí mismos el repartimiento sobre la

base de poblacion, y señalar á cada pueblo la § 1.

cuota que le corresponda para el sostenimien

to de los presos pobres en su respectivo partiDe los gastos del personal y material de las do judicial, á fin de que los ayuntamientos prisiones.

consignen en sus presupuestos municipales la

suma con que haya de contribuir cada uno. El personal y material de los depósitos son 2. Que los alcaldes de los pueblos cabede cuenta de los ayuntamientos respectivos, zas del partido judicial, sean los administralos que comprenderán en los presupuestos dores de dichos fondos, y pidan á los pueblos municipales la cantidad necesaria para tales del mismo partido por trimestres anticipados, gastos. Los de las cárceles de partido y audien: prévia la aprobacion del gobernador, las cancias deben estar á cargo del Estado. (Art. 27 y tidades que dichos alcaldes juzguen necesarias 28 de la ley de 26 de julio de 1849.)

para el sostenimiento de los presos pobres.

cion..

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

3.. Y por último, que los alcaldes adminis- Y en cuanto a los presos pobres transeuntradores rindan al gobernador cuentas especia-tes, estos serán socorridos diariamente con 60 les , que justifiquen la inversion dada á los fon- maravedís por el ayuntamiento del pueblo en dos espresados, debiendo el gobernador pasar- que pernocten, debiendo éste formar cuenta las despues al Consejo provincial para su ulti- documentada de los gastos que origine la pres· macion.

tacion de semejante servicio, y pasarla cada Por otra real orden de 21 de enero de 1850 tres meses para su abono al alcalde del pueblo, se fija en la cantidad de 48 maravedises el má- cabeza del partido judicial, quien hallándola ximum á que podrá ascender el importe de arreglada, verificará el reintegro de los fondos cada racion de presos pobres estantes en las que administre para el sostenimiento de los cárceles; y se recomienda que para procurar presos pobres en la cárcel del mismo partido. economias á los fondos municipales, la provi- Las cuestiones que con tal motivo puedan sussion del suministro de presos pobres se haga citarse serán resueltas por el gobernador de la por medio de contrata en subasta pública bajo provincia. (Disposicion 8.' de la real orden ciel tipo expresado de los 48 maravedises portada de 13 de setiembre de 1849.) racion. Cuando la provision no se haga por con

SECCION V. trata, los alcaides de las cárceles se harán cargo de los socorros de los presos pobres, á DE LAS VISITAS DE CÁRCELES Y DEMÁS ATRIBUcuyo fin recibirán de los alcaldes de las cabe- CIONES DE LA AUTORIDAD JUDICIAL RESPECTO zas de partido su importe para distribuirlo en

DE LAS PRISIONES. tre aquellos; pero estos no abonarán mas estancias que las que consten de los testimonios Los tribunales y jueces, así como el minisque los juzgados los pasen con este objeto, y terio fiscal, tienen derecho de visita en los deen virtud de recibos firmados por los alcaides, pósitos y cárceles para enterarse de que se que lleven el V.: B.° del juez, y á su respaldo cumplen con exactitud las providencias judilos nombres de los presos y estancias que de- ciales, y para evitar que los presos ó detenidos, vengan. (Art. 71 del reglamento de los juzga- aunque lo sean gubernativamente, sufran dedos de primera instancia.)

tenciones ilegales. Lo tienen tambien para insEs decir, que no se puede socorrer á nin- peccionar si los penados á arresto cumplen gun preso sin que el juez pase al alcalde testi- sus condenas al tenor de las sentencias que se monio al efecto, el que no libra el escribano hubieren dictado , debiendo obedecer los ende la causa sin que preceda la correspondiente cargados de los establecimientos las órdenes declaracion de pobreza. Cuando el preso sale que en esta parte, y conforme con el reglamende la cárcel, el mismo escribano entrega, se- to de la casa , les comuniquen los tribunales y gun la práctica mas corriente, otro testimonio jueces respectivos. (Art. 30 de la ley citada de en que así se acredita, y estos documentos, con prisiones.) los recibos de los alcaides, sirven á los alcaldes Con este objeto y el de oir las reclamaciode descargo en sus cuentas.

nes y quejas de los presos, los jueces de priNo obstante la declaracion de pobreza de- mera instancia que no residen en capital en cretada por el juez de la causa , el alcalde de la que hay audiencia , deben practicar el sábado cabeza de partido podrá informarse y practicar de cada semana una visita de las cárceles y deen cualquier tiempo cuantas diligencias estime más sitios en que haya presos sujetos a la ju

á convenientes para averiguar si el preso tiene ó risdiccion ordinaria. A estas visitas deben conno bienes; y apareciendo en sentido afirmativo, currir tambien el promotor fiscal, escribanos, lo pondrá en conocimiento del juez de prime- alguaciles y los procuradores que tengan prera instancia , para que en su vista haga rectifi- sos en la cárcel, y además los alcaldes y tecar la clasificacion del procesado.

nientes de alcalde para informarles, si tuvieCualquiera que sea la naturaleza ó proce- sen á su disposicion algun preso. dencia del preso, cuya pobreza esté justifica- Si las peticiones de los presos son objeto da debidamente, será alimentado á espensas de los procedimientos, y fuesen de importandel partido en cuya cárcel estuviere, sin derer cia, se harán constar por certificacion en la cho en los ayuntamientos á repetir contra la causa; pero si no tienen referencia á ella, proprovincia á que pueda pertenecer. (Real órden curará el juez á su remedio por si, ó dando de 10 de junio de 1842.)

los avisos á quien corresponda , lo que se prac

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

ticará tambien respecto de los presos que sean | alcaldes y tenientes, si tuviesen presos á su

, de otra jurisdiccion, pues todos deben ser disposicion , los relatores, los promotores fisoidos.

cales, los escribanos de cámara y de los juzDespues de haber oido en la sala de visitas gados, los abogados y procuradores de los preá los presos que quieran ser visitados y que no sos que hayan de ser visitados, y todos los deestén en incomunicacion, el juez, acompañado pedientes de los tribunales. Al regente toca sedel secretario y del promotor fiscal, visitará el ñalar la hora y dar las disposiciones para que interior de las cárceles para que no quede pre-concurran cuantos deban hacerlo. so alguno sin presentarsele.

Los escribanos de los juzgados de primera El resultado de la visita se estenderá en un instancia que tengan causas de presos que delibro que llevará el secretario, con espresion ban visitarse por la audiencia, pasarán á la esde las reclamaciones que hubiesen causado pro-cribanía de cámara mas antigua, dos dias anvidencia. Este libro debe ser en papel del se- tes de la visita general, una relacion exacta de llo 4.°, segun el art. 28 del real decreto de 8 de las que pendan ante cada uno, con espresion agosto de 1851. (V. Visita.)

de los nombres y domicilios de los presos, del Para llenar debidamente todos los estremos tiempo de su prision , de si se hallan ó no inindicados, el alcaide entregará en los jueves de comunicados por orden del juez, de los delicada semana la lista de los reos pendientes de tos sobre que se proceda , y del estado de las causa y de los condenados á prision.

mismas causas. Además de estas visitas semanales se cele- Con inclusion de estas relaciones, y pobran al año cuatro generales en los dias no fe- niéndose de acuerdo con los demás escribanos riados que precedan mas inmediatamente a las de cámara , el mas antiguo de la audiencia forpascuas de Natividad, Resurreccion y Pente-mará y pasará al regente, el dia antes de la vicostés y

al dia de la Natividad de nuestra Se- sita general, una lista igualmente exacta y esñora , en las que se dará cuenta del estado de presiva de todas las causas de los presos que todas las causas pendientes por los respectivos han de ser visitados. escribanos, y sin perjuicio del estado del su- Los alcaides pasarán tambien al regente, mario. En estas visitas el juez examinará los li- | dos dias antes de la visita , una lista exacta de bros de entrada y salida de presos, que el al- todos los presos que cada uno tuviere á su carcaide debe llevar, á fin de remediar guberna-go, con espresion de su nombre y domicilio, tivamente cualquier defecto que advirtiere. del dia de su entrada en la cárcel, y de si se (Art. 15, 16 y 17 del reglamento provisional, hallan ó no en comunicacion. y 93 al 102 inclusive del reglamento de juz- El dia antes de la visita general se reunirán gados.)

en tribunal pleno el regente, los magistraSegun el art. 17 del reglamento provisio- dos y el fiscal; examinarán las listas antedinal, á las visitas generales deben asistir sin chas, y oido el fiscal, acordarán, respecto á voto dos regidores del ayuntamiento. Aunque cada una de las causas de que puedan instruiresta disposicion no se ha derogado terminan- se ó en que no tengan duda , las providencias temente, creemos que lo está implicitamente que despues hayan de darse públicamente en la desde que por la ley de prisiones y órdenes visita. posteriores se ha determinado en que forma El dia de la visita principiará en la audienlas autoridades administrativas han de ejercer cia el despacho media hora antes , y despues, su inspeccion sobre las cárceles, como vere- á la hora señalada, se trasladarán á la cárcel mos mas adelante.

para llevarla á efecto. Los jueces de primera En las capitales en que hay audiencia, á es- instancia, y el alcalde y sus tenientes si asistas corresponde hacer las visitas semanales y tiesen, recibirán al regente y magistrados de generales de cárceles. Para las primeras basta la audiencia al pie del estrado en que se celela asistencia de dos magistrados y el fiscal con bre la visita, y los escribanos y demás subalun portero y dos alguaciles, concurriendo ternos á la puerta principal del edificio por tambien los jueces, promotores fiscales y de- donde esta haya de empezar. más subalternos de estos y del tribunal supe- En el acto de la visita el ministro mas morior.

derno irá llamando , por las listas presentadas A las visitas generales deben asistir el re- por los escribanos, la causa de cada preso, y gente, todos los ministros y el fiscal de la au- el relator ó el escribaro á quien corresponda, diencia, los jueces de primera instancia , los dará cuenta del estado de ella por medio de

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

una sucinta relacion, con la cual el regente ó traslacion de uno ó mas presos con causa penel que presida acordará la providencia que se diente, cuando motivos que directamente se hubiere acordado en el dia anterior, ó la que refieran a la mas espedita y cumplida adminisen el acto acordare el tribunal.

tracion de justicia, lo aconsejen con arreglo á El escribano de cámara mas antiguo asen- las leyes"; pero en ningun caso podrá decretar tará en pliego separado todas las providencias la traslacioni en masa de los presos de una cárque se dieren en voz, para estenderlas despues cel á otra, sin ponerse préviamente de acueren el libro de visita, con espresion de la causa do con la autoridad civil. (Art. 31 de la ley respectiva. Estendidas que sean en dicho libro, de 26 de julio de 1849.) las rubricará el ministro mas moderno, y Las traslaciones de presos con causa penaquel pondrá certificacion de cada una en su diente, fuera del lugar de la residencia del respectivo proceso.

tribunal ó juez instructor de la causa , no poConcluida la visita general de las causas, se drán verificarse por la administracion sino en leerán en público las resoluciones , estando en los casos de absoluta necesidad y como medipié los subalternos y demás concurrentes, es- da temporal: en tales casos habrá de darse cepto el regente, los ministros, el fiscal, los inmediatamente conocimiento al regente de la jueces de primera instancia y el alcalde y te-audiencia , si la causa pende de este tribunal, ó nientes. Acto continuo los dos ininistros mas al juez de primera instancia en su caso, esinodernos, acompañados del fiscal y de los res- presando los motivos de la traslacion. En los pectivos jueces de primera instancia, visitarán demás casos deberá la administracion ponerse las habitaciones de los presos, oirán sus que- préviamente de acuerdo con el regente ó juez jas con separacion de los alcaides y darán instructor para que la traslacion tenga lugar. cuenta al tribunal para la resolucion que cor- (Art. 32 de id.) responda.

El desacuerdo sobre este particular entre Terminada la visita general en todas sus un alcalde y un juez de primera instancia, partes, los jueces de primera instancia despe- será dirimido por el regente de la audiencia dirán al pié del estrado al tribunal, y los su- del territorio y el gobernador de la provincia. balternos á la puerta de la cárcel ó último No conviniendo en la resolucion estos dos emedificio que se hubiere visitado, donde se di- pleados superiores, ó suscitándose desde el solverá la audiencia. (Capit. 9 de las ordenan- principio entre ellos desavenencias, elevarán zas de las audiencias, y art. 15, 16, 17 y 18 los antecedentes por el conducto ordinario resdel reglamento provisional.)

pectivo al gobierno de S. M. para que decida. Por último, debe tenerse presente, que por El desacuerdo que ocurra entre el regente y un real orden de 17 de marzo de 1852 está man- alcalde, ó entre el gobernador y un juez, lo dado, que la visita general de cárceles que decidirá el gobierno, á quien se remitirán tamdebe hacerse en la Semana Santa, se verifique bien los antecedentes en igual forma. Entreen el martes de dicha semana, en atencion á tanto no será traslado el preso , o si ya lo esser este dia el último de despacho con arreglo tuviere por causa urgente , permanecerá en la á lo dispuesto en el real decreto de 10 de mayo cárcel donde se halle. (Art: 33 de id.) de 1851.

Ocurre con frecuencia en los juzgados la Tambien está en las atribuciones de la au- necesidad de trasladar presos de uno á otro toridad judicial acordar, no solo todo lo con- partido, por ser reclamados para la continuacerniente a la custodia , incomunicacion y sol- cion de causas pendientes, ó para la práctura de los presos con causa pendiente , si que tica de otras diligencias judiciales. En estos tambien la traslacion de los mismos, cuando casos siempre es la autoridad judicial la que convenga, en los términos que se manifestará acuerda la traslacion , y á la administrativa en la seccion siguiente.

le corresponde ejecutarla ; la práctica es la

siguiente :-El juez que acuerda la traslacion SECCION VI.

de un preso, oficia al alcalde del pueblo en que

éste se halla para que la ejecute, acompañánDE LA TRASLACION DB LOS PRESOS. dole un despacho llamado ordinariamente

carta-guia para las autoridades de los pueblos La autoridad judicial podrá , independien- del tránsito, en el que se les exhorta y requietemente de la administrativa, a la que corres- re para que conduzcan al preso hasta entreponderá no obstante la ejecucion , disponer la garlo a la autoridad a quien se dirige con el

pliego cerrado que suele acompañarse, en el Tambien pertenece a la administracion que se dice á ésta el motivo de la remision: al conducir á sus respectivos destinos á los premismo tiempo se libra mandamiento contra el sos que salen de las cárceles á cumplir la conalcaide de la cárcel para que haga entrega del dena que se les ha impuesto por sentencia jupreso á la persona a quien el alcalde comisio- dicial. La traslacion se verifica del modo que ne para la traslacion. Este acusa al juez el re- dejamos espuesto : sobre sus formalidades y cibo de todo, acuerda el cumplimiento a la demás, V. Ejecucion de sentencia. carta-guia, y dispone lo conducente para que Convendrá tener presente para su caso, que el preso sea trasladado sin dilacion. Los alcal- cuando por cualquiera delito se haya de formar des de los pueblos donde pernocta, acuerdan causa á un confinado, debe permanecer preso igual cumplimiento a la carta-guia , y entre en el mismo cuartel ó presidio sin trasladársegan recibo del preso y pliego al conductor, le á la cárcel. Tambien deberán efectuarse en que a la vez recogen de aquel á quien ellos lo los mismos cuarteles las diligencias judiciales entregan, y así va trasladándose el preso y que tengan relacion con los confinados, esceppliego hasta entregarlo a la autoridad á quiento en los casos en que los jueces consideren va dirigido. Del mismo modo se trasladan precisa en sus estrados ó en la cárcel la com-, cualesquiera otros efectos que hayan de remi- parecencia personal de los encausados, los tirse con el preso ó presos; conviene reseñar cuales en tal caso habrán de ingresar en el aquellos en la carta-guia para que no puedan presidio mas inmediato, cuando deje de ser nesuplantarse.

cesaria. Así está mandado por real órden Segun lo dispuesto por real orden de 26 de de 11 de enero de 1841. agosto de 1849, estas traslaciones ó conduc- Por último, debemos advertir que cuando ciones de presos deben hacerse, por regla ge- una misma persona se halle procesada a la vez neral , por medio de la guardia civil, bajo la en dos juzgados distantes, y su presencia sea responsabilidad del jefe que la mande: á falta necesaria en ambos para la sustanciacion de la de ésta se echará mano de cualquiera otra causa, no pueden darse reglas fijas sobre cuánfuerza que dependa inmediatamente del minis- do habrá de verificarse su traslacion de un terio de la Gobernacion; y en último término partido á otro: esto debe quedar al prudente se recurrirá á las autoridades militares para juicio de los jueces segun los casos, perteneque faciliten la correspondiente escolta del ciendo a la audiencia la resolucion de los conejército. Por la misma real órden se prohibe flictos que puedan ocurrir. Pero lo mas conla conduccion de presos y penados por tránsi- forme y lo que generalmente se practica es, los de justicia en justicia, con escolta de pai- que el juez del partido en cuya cárcel se halla sanos armados, escepto la de encausados por el procesado, continúa la causa hasta el estado delitos leves en los casos que determinen las de recibirle la confesion, y que éste nombre respectivas autoridades judiciales; y se encar- procurador y abogado que le defiendan, y en ga que por cualquier falta en este servicio, sin seguida lo remite á disposicion del otro juez contemplacion alguna se exija la responsabili- que lo tiene reclamado; esto en el caso de que dad a los alcaldes ó conductores.

este juez no haya podido sustanciar la causa Generalmente está bien organizada la guar- por medio de exhortos. dia civil para prestar este servicio; pero cuando hay que trasladar un preso fuera de la li

SECCION VII. nea que aquella recorre , los alcaldes suelen verse en la necesidad de encargar su conduc- DE LA INSPECCION DE LAS PRISIONES POR LA AUcion á un paisano, que suele ser un alguacil,

TORIDAD ADMINISTRATIVA. con escolta de paisanos armados, aunque el reo sea de gravedad, y á pesar de la terminan- Las autoridades administrativas, bajo cuya te prohibicion que dejamos consignada, por- dependencia están las prisiones , harán en que no tienen otro medio de que valerse. A ellas cuantas visitas de inspeccion creyeren prestar este servicio están obligados todos los necesarias, y las harán precisamente una vez vecinos honrados, como carga personal, es por semana , tomando conocimiento de cuancepto los que gozan fuero militar, civil y cri- to concierna á su régimen y administracion. minal , y los postillones de las paradas de pos- (Art. 6.° de la ley citada de prisiones.) tas. (Reales órdenes de 30 de abril de 1831 Sin duda por no haberse publicado aun los y 31 de setiembre de 1837.)

reglamentos para la ejecucion de la ley de pri

« AnteriorContinuar »