Imágenes de páginas
PDF
EPUB

pez Pacheco Cabrero y de Bobadila, duque de entendido por S. M. , los mandó pasar; y dijo: Escalona; don Luis Cristobal Ponce de Leon, «Toledo jurará cuando yo mandare, jure Búrduque de Arcos; don Bernardino de Cárdenas, gos;» y los dichos Procuradores de Toledo piduque de Maqueda; don Antonio Alfonso Pi- dieron por testimonio el mandamiento de S. M., mentel, conde de Benavente; don Luis Manri- y los de Burgos pidieron asimismo se les dieque, marqués de Aguilar; don Bernardino Fer. se por fé como conservando su derecho y ponandez de Velasco, condestable de Castilla, sesion juraban primero, y habiendo S. M. manduque de Frias; don Francisco de Rojas, mar- dado se les diese á los unos y á los otros por qués de Denia; don Lorenzo Suarez de Figue- testimonio lo que alli habia pasado, los dichos roa, duque de Feria; Ruiz Gomez de Silva, Procuradores de Burgos primero, y los deduque de Pastrana; don Juan de Acuña, conde mas de las ciudades y villas destos reinos que de Buendia; don Fernando Enriquez de Ribe.de yuso eran declarados en la forma y por la ra, marqués de Villanueva del Rio; don En- órden que aqui se conterna los que dellos tierique de Guzman, conde de Olivares; don Pe- nen lugar conocido, que son los de Burgos, dro de Avila, marqués de las Navas; don Die- Leon, Granada, Sevilla, Córdoba, Murcia y go de Bobadilla, hijo mayor del dicho don Jaen, en la órden que aqui van dichos y los dePedro Fernandez de Bobadilla, conde de Chin- mas en la órden que para aquel dia les cupo chou; don Pedro Pimentel, marqués de Viana; por suerte jurar seguin que abajo irán decladon Bernardino de Mendoza, hijo mayor de rados cada uno dellos de por si, y en nombre don Lorenzo de Mendoza, conde de Coruña; de sus constituyentes llegaron á hacer y hiciedon Pedro Lopez de Ayala, conde' de Fuensa- ron ante el dicho muy reverendo obispo de lida; D. Juan Manrique, conde de Castañeda, Segovia en la dicha Cruz y santos Evangelios, hijo mayor del dicho don Luis Manrique, mar: el mismo juramento y solemnidad que los prequés de Aguilar; dou Francisco Chacon, señor lados, grandes, señores y caballeros habian de las villas de Casarrubios y Arroyo de Moli hecho, poniendo sus manos derechas en la nos; don Francisco de Rojas Sandobal, conde Cruz y santos Bvangelios, y respondiendo al de Lerma, bijo mayor del dicho don Francis dichojuramento, «si juro y amen.» Y desde alli co Rojas, marqués de Denia; don Lope Osso- pasaron al lugar donde el dicho Principe de rio de Moscoso, conde de Altamira; don Ro. Melito estaba, y metidas las manos entre las drigo Ponce de Leon, conde de Bailen; don del dicho Principe, hicieron el mismo pleito Lorenzo de Mendoza, conde de Coruña; don homenaje, al cual respondieron cada uno deJuan Arcos Puerto Carrero, conde de Pu- llos «asi lo prometo.» Y habiéndolo acabado de ño-en-rostro; don Baltasar de la Cerda y de hacer, y llegado donde el Principe nuestro seMendoza, conde de Galbe; don Juan de Men- ñor estaba, en señal de la obediencia, reconodoza, conde de Orgaz; don Francisco de Be- cimiento y reverencia, subjecion, vasallaje y navides, conde de Santisteban del Puerto; don fidelidad á su Alteza debidos, bincadas las roHernando Carrillo de Mendoza, conde de Prie- dillas en el suelo le besaron la mano, los cuago; don Francisco de los Covos y de Luna, les dichos Procuradores y las ciudades y villas conde de Riela, hijo mayor de don Diego de á quien representan, y cuyos poderes tienen y los Covos, marqués de Camarasa y adelantado la órden en que subieron á hacer y hicieron el de Cazorla; don Fernando de Castro, hijo ma juramento es en la manera siguiente: yor de don Pedro de Castro, conde de Andra- Por la ciudad de Burgos, Juan Alonso de da, y nieto del conde de Lemos; don Juan Pa- Salinas, alcalde mayor, y Hernan Lopez Gallo, checo, hijo mayor de don Antonio Pacheco, Regidor y Procurador de Córtes della; por la marqués de Cerralbo; don Pedro de Ayala, hi- ciudad de Leon, Juan de Villafañe y Bernardo jo mayor del dicho don Pedro Lopez de Aya- Ramirez, regidores y Procuradores de Cortes la, conde de Fuensalida.

della; por la ciudad de Granada, Ruiz Diaz de Luego que esto fué hecho, el Rey nuestro Mendoza y don Gerónimo de Montalbo, veinseñor mandó llamar los Procuradores de Cór- ticuatros y Procuradores de Córles della; por ies destos reinos que para el dicho efecto es- la ciudad de Sevilla, Gonzalo de Céspedes, taban convocados, y llegaron ante S. M. al di. veinticuatro, y Cárlos de Lezana, jurado y cho tablado los de las ciudades de Burgos y Procuradores á Córtes della; por la ciudad de «Toledo, pretendiendo los unos jurar y hacer Córdoba, Alonso de Hoces y Juan Perez de pleito homenaje primero que los otros, lo cual Valenzuela, veinticuatros y Procuradores de Córtes della; por la ciudad de Murcia, Fran- la órden que está dicho, y segun que van nomcisco Fustel de Villanova y Juan de Torres, brados, le besaron la mano. Regidores y Procuradores de Cortes della; por Hecho que fué lo susodicho, luego inconla ciudad de Jaen, Cristóbal Palomino y Her- tinente subieron al dicho tablado don Carlos nan Meg ia de la Cerda, veinticuatros y Procu- de Guevara, Regidor de la ciudad de Toledo, y radores de Cortes della; por la ciudad de Gna-Gonzalo Iłurtado, Jurado y Procurador de dalajara, Gaspar Corvalan, Regidor, y An- Córtes della, y hincadas las rodillas en el suetonio de Torres, vecino y Procuradores á lo, y poniendo la mano sobre la dicha Cruz y Córtes della; por la villa de Valladolid, el santos Evangelios hicieron ante el muy revelicenciado dun Pedro de Castila, oidor de rendo obispo de Segovia el mismo juramento la Chancillería de Valladolid y el licenciado y solemnidad que los demas habian hecho, y á Agustin Gimenez Ortiz, Alcalde de la casa y la conclusion del dijeron: «si juro y amen.» Y corte de S. M. y Procuradores de Cortes de pasando adonde el dicho Principe de Melito eslla; por la ciudad de Salamanca, con Juan Arias taba, hicieron en sus manos pleito homenajo Maldonarlo y el licenciado Juan de Ovalle de en la forma susodicha, al cual respondieron Villena, Regidores y Procuradores de Córtes «assi lo prometo,» y en señal de la obediendella; por la ciudad de Segovia, Sancho Gar- cia, reconocimiento y reverencia, subjecion, cia del Espinar y don Juan de Heredia, Regido- vasallage y fidelidad á su Alteza debida, hinres y Procuradores de Cortes della; por la ciu- cadas las rodillas en el suelo le besaron la dad de Avila, Luis Nuñez Vela y Diego de Ta- mano. pia, Regidores y Procuradores de Cortes della; Acabado que fué lo susodicho, el dicho don por la villa de Madrid, el doctor don lñigo de Diego Hurtado de Mendoza, Principe de MeliCárdenas, del Consejo de S. M. y Pedro de to, llegó ante el dicho muy reverendo obispo Medina, Regidor y Procuradores de Córtes de Segovia, y hincadas las rodillas en el suelo, della; por la ciudad de Cuenca, Juan de Mon- y puesta la mano derecha sobre la Cruz y santemayor, regidor, y Andrés de la Mota, vecinos tos Evangelios, hizo el mismo juramento sey Procuradores de Cortes della; por la ciudad gun que los demas, al cual respondió, «si juro de Zamora, Bernardino de Mazariegos, regi- y amen,» y levantándose de alli metiendo las der y Alonso Rodriguez de San Isidro, vecinos manos entre las del dicho don Antonio de Toy Procuradores de Cortes della; por la ciudad ledo, prior de San Juan, hizo el mismo pleito de Soria, Velasco de Medrano y Gonzalo de homenaje, y respondió, «assi lo prometo,» y Lara, vecinos y Procuradores de Cortes de pasó al lugar donde el dicho Principe nuestro la; por la ciudad de Toro, don Ilernando de señor estaba, y bincadas tas rodillas en el sueBorja, alférez mayor y don Juan de Ulloa lo y en señal de la obediencia, reverencia, subPereira, Regidores y Procuradores de Córtes jecion y vasallaje á su Alteza debida, le beso della,

Ja mano. Luego incontinente el dicho don Antonio Luego el dicho muy reverendo obispo de de Toledo, prior de San Juan, caballerizo ma- Segovia se levantó de la silla en que estaba, y yor de S. M. , que tenia el estoque, habiéndole se quitó la mitra y capa de que estaba revestidejado á don Diego de Córdoba, primer caba-do, y se puso su vestido ordinario, y subió lerizo de S. M., y don Antonio de Cueva, por mandado de S. M. á sentarse en su lugar marqués del Adrada y mayordomo mayor de el muy reverendo don Gaspar de Quiroga, la Reina nuestra señora, y don Pedro Fernan- obispo de Cuenca, y el dicho muy reverendo dez de Bobadilla, conde de Chinchon, mayor- obispo de Segovia hincadas las rodillas en el domo del Rey nuestro sellor, cada uno de por suelo hizo juramento como los demas en la si hicieron por la orden y forma que los de-Cruz y santos Evangelios, que el dicho obispo mas el mismo juramento en la dicha Cruz y de Cuenca ante si tenia, al cual respondió, «si santos Evangelios ante el dicho muy reveren- juro y amen.» Y pasó donde el dicho Principe do obispo de Segovia, y el dicho pleito home de Melito estaba, y fizo otro tal pleito homenaje en manos del dicho Principe de Melito, y naje, como los demas babian hecho en sus en señal de la obediencia, reconocimiento y re- manos, y respondió a él, «asi lo prometo,» y verencia, subjecion, vasallaje y fidelidad al di- en seual de la obediencia, reconocimiento y cho Principe nuestro señor debida, hincadas reverencia, subjecion, vassallaje y fidelidadá su las rodillas en el suelo cada uno de por sí, en Alleza del dicho Principe nuestro señor debida, hincadas las rodillas en el suelo le besó la ramento del Serenisimo Principe don Raltasar Inano.

Cárlos, Principe de Castilla, de Aragon, de Acabado todo lo susodicho, el Jicho secre- Valencia, de Portugal, etc., etc., prestado por tario Juan Vazquez de Salazar, dijo en alta é los tres brazos eclesiástico, militar y real del inteligible voz á la católica real magestad del reino de Valencia, celebrando Córtes generaRey don Felipe nuestro señor las palabras si- les la sacra católica real magestad del Rey nuesquientes:

tro señor á los reinículos de dicho reino, entre «Vuestra magestad, en nombre del Serenisi- | las doce y una horas del medio dia vinieron á mo y esclarecido Principe don Fernando, su la iglesia del convento y monasterio de prediprimogénito hijo, acepta el juramento y pleito cadores de la presente ciudad de Valencia (donhomenaje, y todo lo demas en este acto hecho de se babia de hacer dicho juramento), el Ilusen favor del dicho Serenisimo Príncipe, y pide trisimo don fray Isidoro Miaga, arzobispo de al Secretario y, Escribano de las Córtes que Valencia, don Gaspar Juan Caballero, de la reassi lo den por testimonio, y manda que a los ligion de Montesa y San Jorge, lugar teniente prelados, grandes y caballeros que están au- de la magestad del Rey nuestro señor, adminissentes y acostumbran jurar, se les vaya á to-trador perpétuo de dicha religion, el obispo znar el mismo juramento y pleito homenaje. de Segorbe y las otras personas que tienen voA lo cual S. M. respondió: «Asi lo acepto, pi- ces en el brazo eclesiástico. Todos los cuales do y mando.»

se sentaron en un banco que estaba en el suelo Acabado lo susodicho, SS. MM. y AA. 50 de la iglesia junto a las gradas del sólio, á la entraron por una puerta que habia en el dicho mano derecha. Y asi mesmo vinieron todos los tablado y se fueron al aposento que habia en barones, nobles y caballeros que intervinieron el dicho monasterio, donde comieron aquel dia, en el estamento militar, todos los cuales se seny los dichos prelados, grandes, señores, caba- taron en los bancos que estaban en el suelo de Heros y Procuradores de Córtes se fueron a la iglesia, a la mano siniestra del dicho sólio, sus casas, con lo cual se acabó el dicho acto y y en el primer banco se sentó don Felipe Ruiz solemnidad, de que fueron testigos los dichos de Liori Folc Borja y Cardona, marqués de muy reverendos don Francisco de Soto de Sa- Guadalerst, y á su lado don Juan Matias Valllazar, obispo de Segorbe, don Juan Dimas Llo- terra, conde de la Villanueva, y sucesivamenriz, obispo de Urgel, y los dichos licenciado te todos los otros militares, asi nobles como Juan de Obando, y don Antonio de Padilla, y caballeros, sin guardar entre ellos órden ni doctor Velasco, y licenciado Pedro Gasco, y procedencia alguna. Tambien vinieron el JuJuan Diaz de Fuenmayor, y Juan Tomás, y rado de Valencia Gaspar Juan Zapata, ciudadoctor Francisco Hernandez de Lieyana, y dano, y todos los demas Sindicos de la dicha Juan Campé y Joannes Sentis, y doetor Leo-ciudad y de las demas ciudades y villas reales narno de Herrera, y Agustin Gesulpho, etc. del reino, representando el brazo real de aquel.

Todos los cuales se sentaron en tos bancos que 1645.

estaban en el suelo de dicha iglesia, puestos entre los bancos donde estaban los dichos ecle

siásticos y militares sentados enfrente del diJURAMENTO DEL PRINCIPE DON BALTASAR

cho sólio, teniendo el medio de la frente del CARLOS.

primer banco el dicho Jurado, y los dichos

Sindicos de la dicha ciudad de Valencia á los Copia traducida á la letra del ejemplar que en idioma lados, y en los otros bancos posteriores estavalenciano se halla en el libro de las Córtes que se ce. ban los Sindicos de las otras ciudades y vilias lebraron en la ciudad de Valencia, el año 1645.

reales.

Despues de estar sentados todos los sobreJuramento de el Serenisimo Principe nuestro señor don Baltasar Carlos, hijo de la magestad católica del Rey don dichos en la forma susodicha, siendo poco mas Felipe III de Aragon y IV de Castilla, con el juramento

de dadas las dos horas, vino á la dicha iglesia de los tres brazos del reino de Valencia, prestado en las la magestad del Rey nuestro señor, juntamenpresentes Córles generales.

te con el dicho Serenisimo Principe, acompa

ñado de muchos señores de titulo, caballeros Lunes á trece de noviembre del año de mil y criados de su real casa, y con los cuatro maseiscientos cuarenta y cinco, que fué dia del ju-'ceros y cuatro reyes de armas, en la forma acostumbraila, llevando el estoque desnudo (estando delante la primera terna, y las demas delante de S. M. el marqués de Carpio. Y su- por su órden unas despues de otras en pié) bieron a lo alto del sólio donde se sentaron, una humillacion y reverencia á S. M. y al seesto es, S. M. en la silla real, á la cual se subió ñor Principe, y habiéndola hecho empezaron por cuatro gradas que empezaban del llano de á subir las gradas de dicho sólio, y habiendo dicho sólio, bajo un rico dosel de paño de oro, llegado la primera terna al plano de dicho sóy el otro dicho Serenisimo Principe en una lio hizo una otra humillacion, y pasando adeotra silla que estaba al lado siniestro de la di-lante hasta la mitad de dicho plano donde liizo cha silla real; y despues de sentados S. M. y el la tercera humillacion; y lo mesmo hicieron dicho Serenisimo Principe, le fuó dado a S. M. los que iban en las demas ternas. Y habiendo el estoque por el dicho marqués del Carpio llegado el de la primera delante de la primera que llevaba, el cual tomaulo por S. M., le puso grada por donde se subia al puesto donde esentre las rodillas la cruz por arriba y la punta taban sentados S., M. y el Serenisimo Principe, lácia abajo. Y á la mesma parte del dicho só- subió el dicho arzobispo y entregó á S. M. la tiv, delante de la silla del Principe hacia la dicha suplicacion y protesta, y los juramentos mano siniestra de S. A., estaba puesto un si-de S. A. y de los brazos. Y se ha de advertir tial cubierto con un rico paño de oro, sobre que todos los dichos doce eclesiásticos que coel cual habia un libro Misal abierto en la par

mo se ha dicho estaban repartidos por su terte donde estaba escrito el cánon, y una Cruz na, iban en esta forma, esto es, el eclesiástico con parte del madero de la santisima cruz de en medio, el militar á su mano derecha, y el nuestro Señor Dios Jesucristo..

del brazo real á la siniestra. Y hecha la dicha Y como por la venida de la dicha real ma- presentacion se volvian con el mismo órden y gestad y del Serenisimo Principe se hubiesen concierto que habian subido, se bajarou hacienlevantado en pié y descubierto las cabezas lu

do las mismas humillaciones en los mismos dos los dichos eclesiásticos, militares y del puestos que las habian hecho al subir, y se brazo real, les fué dicho por un rey de armas:

volvieron a sentar en los mismos puestos de S. M. manda que os senteis, y poco despues donde se habian levantado. Y en continente dijo: S. M. manda que os cubrais. Y dichas don José de Villanueva, Secretario de S. M. en estas palabras todos se sentaron y se cubrieron, el Supremo de Aragon, leyó con alta é inteliy despues de haberse sosegado se levantaron gible voz la suplicacion, que era del tenor silas personas electas de los dichos tres estamen- guicnte: tos para presentar á S. M. la suplicacion de la

S. C. R. M. oferta del juramento y protesta, y el juramento de S. A. y de los brazos infrascritos, que «Los tres brazos de la corte general del reieran los siguientes, esto es, por el dicho brazo no de Valencia que por mandamiento de V.M. eclesiástico don Gaspar Juan por la voz de se ha convocado á los reiniculos de dicho reiMontesa, el obispo de Segorbe, el abad de no, tratando los negocios y disposiciones de Valldigna fray... Trabado y don Mariano Mer-la dicha corte, procurando todos tiempos lo cader del hábito de San Juan de Jerusalen, por que toca del servicio de V.M. y al beneficio la voz del comendador de Torrente; por el bra-universal de dicho reino, con toda la solicitud zo militar don Gerardo Sevello, baron de Oro- y diligencia posibles han visto que V. M. por pesa, Juan Feliciano Gostans de Soler, don hacerles la merced con todo el complemento Luis Castella de Vilanova, conde de Castellar, que se puede pensar, ha traido la persona del y Francisco Roca y Ferrer; y por el brazo real Serenísimo señor Principe don Baltasar CárGaspar Juan Zapata, Jurado en Cap por los los á la presente ciudad de Valencia, y que es ciudadanos, Micer Carlos del Mor, Sindico de servido V. M. que se jure el dicho Serenisimo Ja ciudad de Valencia, Micer Pedro Juan de señor Principe. Por lo que dichos brazos dePedro, Sindico de la ciudad de Alicante, y Jo- seando servir á V. M. como todos los tiempos sé Querol, Sindico de la villa de Morella; y de han hecho, por la grande y natural fidelidad, tres en tres, esto es, un eclesiástico, un mi- amor y aficion

que
han tenido

у

tienen á V. M. litar y uno del brazo real, yendo en medio el y à S. A., y á la Real Corona ; han ofrecido eclesiástico, a la mano derecha el militar, y a voluntariamente el juramento del Serenisimo la mano siniestra el brazo real, subieron al di- señor Principe , siempre y cuando V. M. sea cho sólio haciendo todos juntos antes de subir ! servido se haga y preste. Y que V. M. les lia notificado su real voluntad en que dicho jura- | aventurada vida de V. M. Y en caso que fenemento se haga en el presente dia de hoy, lo cual ciesen los felices dias de V. M. prometen por aunque no sea necesario, si no voluntario, sien- cosemblante de prestar al dicho Serenisimo do asi que los dichos, conforme a los fueros señor Principe, en la ciudad de Valencia, viy privilegios del dicho reino, no pueden ser niendo personalmente á ella dentro el término compelidos ni forzados á prestar dichos jura- por dichos fueros y privilegios establecido el mentos; no obstanto, empero, por las causas juramento en la misma forma y modo que lo y razones sobredichas, y con las salvedades y prestaron á V. M. como Rey y señor de aqueprotestaciones que abajo se dirán, y no sin llos; esto es que tendrán al dicho Serenisimo aquellas, ni otra manera, dicen, que por satis- Principe por su Rey y señor natural, y le serán facer a la voluntad de V. M. y por haberlo asi leales y fieles, contra todos los hombres, y ofrecido, y sin lesion ni derogacion alguna de guardarán su cuerpo, y sus miembros, y toda los dichos fueros, privilegios, libertades, usos su tierra de mal, y daño con todo su poder, y y costumbres, y salva tambien la fidelidad y en consejos y otras cosas le serán leales y fieplena señoría de V.M., y prestado que sea pri- les, y que le obedecerán, y le guardarán todas mero por el dicho Serenisimo señor Principe aquellas cosas que los verdaderos y naturales el juramento que segun y conforme los dichos vasallos son obligados a guardar segun fueros fuecos y privilegios se há y debe prestar, es á y privilegios del dicho reino; el cual juramensaber de tener, observar, loar, aprobar y to harán y entienden hacer, por esta vez solaconfirmar perpetuamente á la dicha ciudad y mente, y con espresa protestacion y salvedad reino de Valencia, y á todos los pobladores, ve- y no sin aquella, que dicho juramento no puecinos y habitadores de aquellos los fueros, pri- da ser sacado en alguna forma y modo en lo vilegios y autos de corte , franquezas, liberta- venidero, en uso y en consecuencia, ni que por des, gracias, asi en general como en particu-el sea, ni pueda, ni pueda ser hecho, ni causaJar otorgados y otorgadas, pragmáticas, letras, do perjuicio, derogacion, ó lesion alguna á y provisiones', usos y buenas costumbres, y los fueros, privilegios y libertades, usos y buecualquiera contratos hechos entre los predece nas costumbres de la ciudad y reino de Valensores de V. M., y á la dicha ciudad, y todas y cia, antes aquellos quedan en su fuerza y vacualquiera otras cosas que han sido otorgadas Tor é integridad. Suplicando á V. M., sea de su por los Serenisimos Reyes predecesores, y por real merced aceptar el dicho juramento, y V. M. juradas: Y asi mesmo, que toda hora y oferta de aquel, con las condiciones, protestaquando el Serenisimo señor Principe pervenciones, y salvedades sobredichas y consentir drá á la dignidad real, y sucederá y vendrá á aquellas, loarlas y aprobarlas, por observancia la sucesion, y regimiento del dicho reino de de los dichos fueros, privilegios y conservaValencia, vendrá personalmente á la dicha ciu- cion de los derechos de los dichos tres brazos dail dentro del término en los dichos fueros y de la dicha córte, y de cada ciudad y reino de privilegios contenidos, y celebrará Córtes ge- Valencia, y pobladores de ellos, mandando la nerales en la presente ciudad á los reinicu- presente suplicacion ser insertada en el proceso lo3 de dicho reino , y en las cuales antes que en las presentes Córtes, y ser librado iraslado sea prestado el juramento de fidelidad por de ella á los dichos brazos, franco del derecho los dichos brazos y singulares de aquellos, les del sello por el Pronotario de V. M. Et. Lijurará, confirmara, y de nuevo otorgara los cet. etc. dichos fueros, autos de corte, privilegios,

Allissiinus, etc.) pragmáticas, provisiones, letras y contratos hechos con la dicha ciudad de Valencia, y Y leida la dicha suplicacion, el dicho seotras cualesquiera ciudades y villas reales, ba- cretario teniendo ya el orden de S. M., acerrones, nobles, caballeros y otras personas de cándose hacia la orilla del plano de dicho sódicho reino, por los predecesores de V. M., llo, dijo tales, ó semejantes palabras : «S. M. usos y buenas costumbres de la dicha ciudad acepta la dicha suplicacion, en la forma que es y reino, y que aquellos observará y guardará, contenida en ella.» y no contravendra, son contentos y de su buen Y sucesivamente el dicho secretario leyó grado por su mera voluntad de jurar al dicho la cédula del tenor siguiente: Serenisimo señor don Baltasar Cárlos por «El Serenisimo señor don Baltasar Cárlos, Principe de aquellas, durando larga y bien- ! Principe de Castilla, de Aragon, de Valencia,

« AnteriorContinuar »