Imágenes de páginas
PDF
EPUB

PÁGINAS.

129

170

es

que el injuriado creyera ofensivas (R. de C., núm. 781.

29 de Enero de 1872.).
lojuria.-El art. 471 del mismo Código califica de injuria toda ex-

presion proferida en deshonra, descrédito ó menosprecio
de otra persona; debiendo procederse de oficio, segun el
art. 482, contra sus autores, cuando la ofensa se dirija á
la Autoridad pública (R. de C., núm. 801.-5 de Febrero

de 1872.).
El art. 605 del Código de 1870, sólo hace referencia у

aplicable a las injurias livianas, por lo que no se infringe
al no aplicarlo á injurias graves (R. de C., núm. 828.-15

de Febrero de 1872.)..
Segun el art. 269 del Código penal, las injurias de palabra ó

de hecho en él penadas son las que se dirigen á la Autori-
dad fuera de su presencia y no ante ella (R. de C., nú

mero 847.--24 de Febrero de 1872.).
Segun el art. 471 del Código penal es injuria toda expresion

proferida ó accion ejecutada en deshonra, descrédito o
menosprecio de otra persona (R. de C., núm. 861.-1.'

de Marzo de 1872.).
V. Calumnia y Desacato.

227

275

304

lojarla encubierta.-V. Injuria.
lojarla equivoca.-V. Injuria.
Injuria grave.-V. Injuria.
Injuria liviana.-V. Injuria.
Injuria manifiesta.-V, Injuria.
lojuriado.-V. Injuria.
Injariante.-7. Injuria.
Insolto á centinela.–V. Resistencia a la fuerza pública.
Intencion de causar el mal prodacido.-No puede apre-

ciarse la circunstancia atenuante de no haber tenido et
procesado intencion de causar el mal producido, cuando
los hechos consignados como probados demuestran todo
lo contrario (R. de C. en S. de M., núm. 731.-_8 de Ene-

ro de 1872.).
No apreciándose la circunstancia atenuante de no haber te-

nido intencion el acusado de producir un mal de tanta
gravedad como el que resultó, siendo así que se des-
prende de los hechos consignados, se infringe el caso 3.°
del art. 9. del Código penal vigente (R. de C., núme-

ro 784.--30 de Enero de 1872.).
V. Robo con homicidio.

24

135

PÁGINAS.

30

[ocr errors]

Juez competente.-El art. 325 de la ley provisional sobre orga

nizacion judicial señala en primer término como coinpe-
tentes para la instruccion de las causas y castigo de las
faltas y de los delitos á los Jueces y Tribunales de la de-

.
marcacion en que se hayan cometido (Comp., núm. 733.-

9 de Enero de 1872.).
En el núm. 1. del art. 326 se determina que cuando no

couste el lugar en que se cometió una falta ó delito, se-
rán Jueces y Tribunales competentes para instruir y co-
nocer de la causa el de la demarcacion en que se hayan
descubierto pruebas materiales del inismo (Comp., nú-

mero 804. - 7 de Febrero de 1872.). .

V. Daños en un monte y Testamento.
Jurisdiccion milliar.- Si bien el art. 547 de la misma ley de

organizacion judicial somete por regla general al cono-
cimiento de las jurisdicciones de Guerra y Marina los de-
litos cometidos por militares y marinos en activo servicio,
en lo que se refiera al cumplimiento de los deberes mili-
tares, el párrafo segundo del 348 establece como excep-
cion que los individuos de los cuerpos referidos no serán
responsables á aquella jarisdiccion por los delitos ó faltas
que cometen como agentes de las Autoridades adminis-
trativas ó judiciales, respecto a los cuales serán juzgados
: por la jurisdiccion ordinaria (Comp., núm. 841:- 22 de

Febrero de 1872.)."

V. Resistencia á la fuerza pública.
Jurisdiccion ordinaria.-Segun lo dispuesto en los artículos

269 y 321 de la misma, a la jurisdicciou ordinaria corres-
ponde el conocimiento de las causas criminales, cual-
quiera que sea la penalidad señalada por las leyes, sin más
excepciones que las que se establecen en la misma, o sean
las que estuviesen reservadas al Senado y de las que ex-
presamente se atribuye su conocimiento en el tít. 1° á las
jurisdicciones de Guerra y Marina (Comp., núm. 895.-

14 de Marzo de 1872.).

V. Juez competente.
Jurisprudencia.-En los juicios criminales, a diferencia de los

civiles, las doctrinas legales y jurisprudencia de los Tri-
bunales no son materia de casacion (R. de C., núm. 799.

-5 de Febrero de 1872.).
V. Estafa.

Li
Leñas.-V. Robo.
Lesiones. Para que pueda declararse la existencia del delito de

lesiones graves es necesario, conforme a lo dispuesto en el

[ocr errors]

261

383

166 PÁGINAS.

[ocr errors]

72

73

núm. 4.° del art. 431 del Código reformado, que el delin-
cuente haya herido, golpeado o maltratado de obra á otro

6
produciéndole cualquiera de estos actos, enfermedad 6 in-
capacidad para el trabajo por más de 30 dias; siendo la
pena que á aquel deba imponerse, cuando no ocurriese
nilguna de las circunstancias que determinan los nú-
meros 1.°, 2. y 3.o del mismo artículo, la de arresto
mayor en su grado máximo á prision correccional en su
grado mínimo (R. de C., núm. 755.-16 de Enero de

1872.).
Lesiones. - Ya se atienda á las varias clases de lesiones

que dicho art. 431 réconoce, ya á la diversa penalidad que establece para cada una de ellas, no puede por ello estimarse que, cuando el disparo de un arma de fuego no ha ocasionado ninguna, deba penarse el delito que ese acto constituye como frustrado de lesiones, calificándolo de una manera

arbitraria (R. de C., núm. 755.--16 de Enero de 1872.).
El autor por prueba de indicios de lesiones graves, con dos

circunstancias agravantes y otra atenuante, compensadas
entre sí, conforme a lo di spuesto en el art. 343, párrafo
segundo del Código de 1850, se hace acreedor á la pena
de presidio correccional,en toda su extension; y siendo
esta de siete a 36 meses, teniendo presente la regla 45 de
la ley provisional para la aplicacion de las disposiciones
del expresado Código de 1850, debe imponérsele el grado
mínimo de la pena, ó sean de siete á 16 meses (R. de C.,

número 774.–26 de Enero de 1872.).
Imponiéndosele 17 meses, comprendidos en el grado medio

de dicha pepalidad, por haberse tenido presente el art. 12
de la ley provisional para la aplicacion del Código reforma-
do, se infringe por la Sala sentenciadora la referida regla
45, única á que debe alenerse cuando se adopta la impo-
sicion de la pena señalada en el Código antiguo, incurrién-
dose por lo mismo en el error de derecho a que hace re-
ferencia el caso 4.° del art. 4.° de la ley de 18 de Junio

de 1870 (R. de C., núm. 774.—2 de Enero de 1872.).
El art. 433 del Código penal reformado que trata de la pena

que ha de imponerse al autor de lesiones ménos graves,
no es aplicable al que, acometiendo á un agente de la Au-
toridad é hiriéndole en el ejercicio de sus funciones, co-
mete el delito de atentado (R. de C., núm. 785.-30 de

Enero de 1872.).
El art. 431 del Código penal en su número 2.° cas tiga con la

prision correccional en sus grados medio y máximo al reo
de lesiones graves, si de resultas de ellas el ofendido hu-
biese quedado inutilizado de algun miembro principal (R.

de C., núm. 833.-17 de Febrero de 1872.). Si la Sala sentenciadora en sus fundamentos de hecho y de

derecho no admite como probado que el procesado por lesiones estuviese en estado de embriaguez al causarlas, di

112

[ocr errors]

113

138

237

PÁGINAS.

240

240

329

que obrase por estímulos tan poderosos que le produjeran
arrebato y obcecacion, al no apreciar en la sentencia es-
tas dos circunstancias atenuantes no se infringe lo dis-
puesto en el art. 345 del Código penal de 1850 y en la re-
gla 5. del art. 74 (R. de C., núm. 834.-17 de Febrero

de 1872.).
Lesiones.-Cuando de los datos consignados en la sentencia apa-

rece que fué el procesado quien con sus imprudencias

provocó la disputa y dió causa á todo lo ocurrido, se invo.
can sin fundamento las dos circunstancias, atenuante una
y eximente la otra, de no haber tenido intencion de causar
todo el mal que produjo y la de agresion ilegítima, pro-
cedente sólo en propia defensa (R. de C., núm. 834.-17

de Febrero de 1872.).
Si dados los hechos consignados y admitidos como probados

por la sentencia resulta que la herida causada al lesionado
fué curada dentro del cuarto dia del en que fué inferida, y
el hecho tuvo lugar antes de la publicacion del Código re-
formado, es evidente que pertenece a la clase de lesiones
leves, sujetas a la sancion penal del párrafo cuarto del ar-
tículo 484 del Código de 1850, razón por la cual no debe
ser comprendido el hecho entre los que trata el art. 602
del último, sin embargo de lo que previene en su art. 23,
por no ser más beneficioso al procesado que el primero

(R. de C., núm. 871.-5 de Marzo de 1872.).
Habiendo la Sala sentenciadora calificado de menos grave la

herida y como tal comprendida en el art. 435 de dicho
Código de 1850, é impuesto por ella la pena que prescribe

é
el párrafo segundo del mismo al causante, por declarar
además que tambien concurrió en la ejecucion del hecho
la circunstancia de haberlo verificado con la intencion
manifiesta de injuriar que dicho párrafo expresa, se incur-
re en los errores de derecho á gue se refieren los casos
3. y 4.° del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870, y se
infringon las disposiciones de los referidos artículos 315 y
484 del Código citado (R. de C., núm. 871:-5 de Marzo

de 1872.),
Al reo de lesiones graves se castiga, conforme al art. 431 del

Código penal reformado, con la prision correccional en
sus grados mínimo y medio si el ofendido hubiese queda-
do por resultado de ellas inutilizado de algun miembro

principal (R. de C., núm. 875.-6 de Marzo de 1872.).
Si de los hechos consignados y admitidos como probados por

la sentencia, resulta que las heridas causadas por el pro-
cesado' han inpedido al lesionado trabajar por espacio de
40 dias, al cabo de los cuales han sido curadas, sin que le
haya quedado imperfeccion ni deformidad de ningun gé-
nero, este delito se halla comprendido en la sanción pepal
del núm. 4.° del art. 431 del Código reformado, y no en
el 3.° de dicho artículo; por lo que imponiéndole la pena
TOMO V.

60

329

338

PÁGINAS.

355

356

358

que éste designa, se incurre en el error de derecho que
señala el caso 4. del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de
1870, infringiéndose las disposiciones del expresado ar-

tículo 431 (Ř. de C., núm. 882.-9 de Marzo de 1872.). Lesiones. -No existe infraccion del art. 23 del Código nuevo, en

el supuesto de que ha debido aplicarse la penalidad de éste,
por ser más favorable al procesado por lesiones cuya du-
racion tarda más de 30 dias, que la del de 1850; toda vez
que cotejadas las disposiciones de uno y otro Código, DO
lo es, puesto que en el de 1850 las lesiones cuya curacion
dura más de 30 dias se castigan con la prision correccio-
nal en toda su extension, que es de siete a 36 meses, y en
el nuevo se pepan las que han durado más de 90 dias con
la prision correccional en sus grados medio, y máximo,
que comprende desde dos años y cuatro meses á seis años

(R. de C., núm. 883.-11 de Marzo de 1872.).
Si dados los hechos admitidos como probados en la sentencia,

el procesado obró voluntariamento al causar al ofendido
la lesion de que falleció, siendo ella y no un motivo acci-
dental, quien produjo la muerte, no puede decirse que se
ha infriogido el art. 1.° del Código penal (R. de C., núme-

ro 884.--11 de Marzo de 1872.).
Hallándose consignado en la sentencia de que se trata que el

lesionado obligó al ofensor á salir de su casa, y estando ya
éste de la parte de afuera de la puerta clavó a aquel una
aguja espartereña ocasionándole una herida mortal de ne-
cesidad, segun los Facultativos que verificaron la autop-
sia, y habiéndose vapagloriado despues del hecho, ense-
ñando la aguja ensangrentada, se deduce la intencion de
causar el mal que le fué posible (R. de C., núm. 886. 11

de Marzo de 1872.).
Tanto por la clase de instrumento punzante con el que se ve-

rificó la agresion, como por haberse dirigido al corazon,
se demuestra tambien que la voluntad del agente fué he-
rir del modo más grave por los medios que tuvo á su al-
cance, habiendo sido el resultado causar la muerte al ofen-

dido (R. de C., púm. 886.-11 de Marzo de 1872.);
La Sala sentenciadora al calificar estos hechos de delito de

homicidio, sin apreciar la circunstancia atenuante 3. del
art. 9° del Código penal, é impouer la pena de la ley den-
tro del grado medio, no comete el error de derecho de que
se trata en los casos 4.° y 5.', del art. 4.° de la ley antes
citada, ei infringe los arts. 9. , circunstancia 3. dicha, y
65 del Código precitado (R. de C., núm. 886.-11 de Mar-

zo de 1872.).
V. Disparo de un arma de fuego, Provocacion y Riña tumul-

tuaria. Ley de casacion criminal.V. Recurrente y Recurso de ca

sacions

362

362

[ocr errors]

362

« AnteriorContinuar »