Imágenes de páginas
PDF
EPUB

CAPÍTULO VIII.

Don Pedro IV.--Reseña histórica. - Coronacion. - Enemistad del rey con su

madrastra Doña Leonor.-Guerras con su primo Don Jaime rey de Mallorca.-Enemistad del rey con su hermano el infante Don Jaime. – Disturbios sobre la sucesion del reino.-- Juicio crítico de este monarca.- Actos legales.Privilegio á Calatayud.-Confirmacion de estatutos á Orta.- Privilegios á los mallorquines.-Ordenanzas de Casa Real. – Privilegios á los pobladores de Peñas-Albas, y á Teruel.-Queda abolida la Era del César.-Estudios generales en Huesca.—Tribunales en Aragon.--Ordenanza de prostitutas.-Córtes de Don Pedro IV.-Legislatura de 4336 en Zaragoza. —De 1338 en Castellon. — Convenio del rey con Doña Leonor y los infantes. — Parlamentos de 1341 y 1343. — Preliminares á las famosas Cortes de 1347. — Lucha del reino con el rey en estas Córtes.-Sanciona Don Pedro los privilegios de la Union. — Leyes hechas en estas Córtes. - Confirmacion del Privilegio General. -- Gana el Justicia Mayor muchas prerogativas. — Juicio crítico de esta legislatura. - Córtes de Zaragoza de 1348. - Leyes hechas en esta legislatura. Córtes de 1380 y 1352. — Leyes hechas en estas Córtes. — Córtes de Caller en Cerdeña.—Cortes de 1356, 4357, 1360 y 4362.- Fueros hechos en estas Córtes.-Legislatura de 1364.—Comision para reforma de fueros.Cortes de 1365 y 1366.—Leyes hechas en esta legislatura.-Cuestion entre e rey y el brazo noble, sobre las caballerías de bonor. - Cortes de 4367 y 1371.-Fueros hechos en estas Cortes.-Orden de asientos del brazo popular.-Córtes de Tamarite de 1375, y generales de Monzon en 1376.–Córtes de Zaragoza de 1380. — Pruebas de la existencia de esta legislatura.-Importante cuestion social tratada en ella -Córtes de 1381.-Fueros hechos en esta legislatura.-Córtes generales de Monzon en 1383.-Quejas de las Córtes al rey.- Trasládanse á Tamarite y luego á Fraga.- Muerte del rey Don Pedro.-En su testamento excluyó á las hembras de la sucesion al trono.Detalles histórico-legales sobre las dos uniones aragonesa y valenciana.

Este reinado es uno de los mas importantes para la historia legal, política y social de Aragon. Graves alteraciones en el reino; importantes reformas en el orden político; numerosa legislacion y grandes variaciones en las garantías de los privilegios y antiguas libertades del reino, forman el conjunto de la dilatada estancia de Don Pedro en el trono. Concluidas las exequias de su padre, le requirieron los catalanes para que antes de su coronacion se presentase en Barcelona á jurar, segun costumbre, los usajes y fueros por razon del condado, y que a su vez ellos le prestarian el juramento de fidelidad. Sabida esta intimacion por los aragoneses, que no estaban muy satisfechos de Don Pedro, porque en cuanto supo la muerte de su padre se tituló rey de Aragon, Valencia, Cerdeña, Córcega y conde de Barcelona, mandaron á decir al rey, que ante todas cosas debia reunir las Córtes, para confirmar sus fueros y derechos á todos los que componian los reinos de Aragon, Ribagorza y Valencia ; y que despues de esto y jurar el privilegio de la union de los reinos, se procederia á la coronacion y jura, que debia celebrarse precisamente en Zaragoza. Siguió Don Pedro el dictámen de los aragoneses, dándose por ofendidos los catalanes, que se ausentaron todos á Barcelona, menos D. Ot de Moncada y D. Ramon de Peralta. Intentaron los que se suponian ofendidos reunir Parlamento, pero no pudieron conseguirlo, porque mucha parte de las ciudades

у villas de Cataluña no quisieron enviar procuradores a Barcelona.

El rey se coronó en Zaragoza; y aconsejado por D. Ot de Moncada, no permitió que el arzobispo le diese la corona, tomándola por su propia mano. Despues de esta ceremonia, juró Don Pedro los fueros y privilegios del reino de Aragon, y convocadas Córtes en Lérida para los catalanes, juró los usajes y constituciones de Cataluña, y los barones prestaron el juramento de fidelidad por razon de los feudos.

La necesidad de explicar muchos actos legislativos de Don Pedro, así en la parte legal, como política y parlamentaria, nos obliga á ocuparnos de los puntos mas principales de la historia de este monarca, pero solo en cuanto cumpla á nuestro objeto. Don Pedro casó varias veces: en 1338 con Doña María, infanta de Navarra, quien falleció en 1347 sin dejar hijos varones: en 1347 con Doña Leonor, infanta de Portugal, quien falleció en 1348 sin dejarle hijo alguno: en 13 de Junio de 1349, casó en terceras nupcias con Doña Leonor, hija mayor del rey de Sicilia, que falleció en Barcelona, y de quien tuvo á los infantes Don Juan y Don Martin, y á la infanta Doña Leonor, que casó luego con el infante Don Juan de Castilla; y por último, con Doña Sivilia de Forcia, de quien tuvo dos hijos varones que murieron niños, y una bija, la infanta Doña Isabel, que casó luego con Don Jaime, último conde de Urgel. Otros historiadores, entre ellos Ferreras, le hacen casado cinco veces. El primogénito infante Don Juan casó con Doña Marta, hermana del conde de Armagnac, y el infante Don Martin con la condesa Doña María de Luna.

Grande era el ódio que el rey Don Pedro profesaba á su madrastra viuda la reina Doña Leonor, y á sus dos hijos los infantes Don Fernando y Don Juan, siendo la principal causa, las cuantiosas donaciones que el rey Don Alonso habia hecho á madre e hijos, contra el tenor de la ley que las prohibia. Así es, que en cuanto murió Don Alonso, se vió obligada á huir del reino con sus hijos, apoderándose Don Pedro de la mayor parte de las villas y lugares de Doña Leonor y de los infantes. Varias fueron las reclamaciones que estos hicieron al rey para la devolucion de sus bienes, principalmente los del reino de Valencia, y que al fin fueron atendidas, por el apoyo que á ellas prestó con su influencia y consejos Don Alonso, rey de Castilla, y con las armas el rico-hombre D. Pedro de Egerica, único aragonés que defendia la causa de la reina y de los infantes. Sin embargo, durante las guerras entre Aragon y Castilla, se vió la extraña circunstancia de haMarse en el campo de Don Pedro de Castilla los infantes Don Fernando y Don Juan, hermanos del rey Don Pedro de Aragon, y en el de este Don Enrique, conde de Trastamara y Don Tello, hermanos del rey castellano.

Temerosos sin embargo de Don Pedro de Castilla los infantes de Aragon, se avinieron con su hermano, y Don Fernando abandonó al rey castellano, recibiendo entre otras compensaciones la procuracion general del reino, durante la minoría del infante primogénito Don Juan.

Ya vimos en la reseña histórica de Don Pedro de Castilla, cuál fue la infausta suerte de la reina Doña Leonor, asesinada por su sobrino en Castrojeriz, y la de su hijo el infante Don Juan, muerto en Bilbao, al mismo tiempo que se efectuaban las de Doña Juana y Doña Isabel de Lara. No fué andando el tiempo mucho mas afortunado en Aragon el infante Don Fernando, pues a pesar de los buenos servicios que á su hermano prestó en las guerras que siguió contra Castilla, le asesinaron en Castellon el año 1363, con otros varios caballeros, entre ellos Diego Perez de Sarmiento y Luis Manuel, siendo al parecer la principal causa, los celos del conde Don Enrique de Trastamara, muy unido a la sazon con el rey aragonés, y que le creia un obstáculo para sus planes sobre el trono de Castilla. Esta complicidad palpablemente se descubre, pues el conde y su intimo amigo Pero Carrillo fueron los ejecutores del asesinato.

Otra de las poderosas causas que contribuyeron á la agitacion de este reinado, fué la ambicion de Don Pedro para deponer del trono de Mallorca á su primo el rey Don Jaime. En 1339 habia prestado el mallorquin juramento de homenaje á Don Pedro, reconociendo feudo de honor por el reino de Mallorca, Menorca é Ibiza; por los condados de Rosellon, Cerdania, Conflans, Valespir y Colibre, y por los vizcondados de Omelades

У

Carlades. Dos años despues, ya empezó a poner en práctica Don Pedro el proyecto de anexionar á la corona de Aragon el reino de Mallorca, y sabiendo positivamente que su primo Don Jaime no podría llegar hasta Barcelona, le citó para que concurriese á las Córles que en 1341 debian reunirse en aquella ciudad. La falta de concurrencia en los feudatarios de la corona cuando eran convocados á Córtes se tenia entonces por gran desacato, y tanto por esto como por otras faltas que el rey atribuia á Don Jaime, mandó se abriese una informacion contra él, acusándole principalmente, de haber mandado batir moneda en el condado de Rosellon, no de. biendo correr en él otra que la barcelonesa, contraviniendo á los usajes, que prohibian batiese nadie mas que el rey, moneda en Cataluña. De nada sirvieron al de Mallorca sus legitimas excusas, porque en 21 de Febrero de 1312, tomando Don Pedro por pretexto, que conforme a los usajes habia caido Don Jaime en delitos gravísimos y capitales, le privó de todo el reino de Mallorca y de los condados de Rosellon y Cerdania, con todos los demás estados que de su señorío tuviese en feudo. Declaraba al mismo tiempo, que si en el término de un año no se presentase á justificacion, le confiscaria todos sus bienes propios. Esta sentencia se publicó por todos los vegueres de Cataluña, segun costumbre de la tierra. A la sentencia siguió la ejecucion, y armando una poderosa flota se apoderó Don Pedro, de Mallorca, Menorca é Ibiza.

No desengañado aun Don Jaime de las intenciones de su primo, y esperando le restituiria su reino, se entregó á él en fines de 1344; pero no por esto desistió Don Pedro de conquistar el Rosellon, uniéndole con los demas condados á Cataluña. Fugóse Don Jaime é intentó recobrar el Rosellon y la Cerdania por fuerza de armas, y protegido por el Papa, pero desgraciado en esta empresa, murió batallando en Mallorca con las gentes del rey, al mando de D. Gilabert de Centellas, cuando intentó recuperar la isla.

La fatalidad ó el carácter de Don Pedro le condujo siempre á querellas y desavenencias con su familia. Los acontecimientos mas graves de su reinado, y la guerra civil que estalló en Aragon, perdiendo el reino muchas de sus mas preciosas prerogativas políticas, por causa principal tuvo el ódio á su hermano el infante Don Jaime. Propúsose privar á éste de la gobernacion general del reino, que le competia como sucesor inmediato, y para ello, y no teniendo hijo varon, consultó con algunos letrados, si su primogénita la infanta Doña Constanza deberia suceder en el trono, caso de morir él sin

« AnteriorContinuar »