Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Pero sí podemos añadir, continuando nuestra narración, que las solemnidades universitarias, celebradas en honor del difunto Felipe II, fueron pródigas en incidentes desagradables. Por de pronto, el Brocense tuvo que comenzar por oponerse, con el Dr. Frechilla, a que se gastase más de 1.500 ducados en las honras regias (1). Sin duda, el dinastismo algo exaltado y más o menos sincero de algunos claustrales, ponía en grave riesgo la Hacienda universitaria.

Sin embargo, nuestro autor fué con otros claustrales de opinión que en las exequias del difunto monarca, llevasen las insignias los doctores y maestros y se diera luto a las personas a quienes se solía dar (2). Y de su gestión, así como de la de su yerno en ese asunto, ofreció un testimonio

muy

laudatorio el maestro Sarmiento al proponer que "por aver sido Cosa tan principal y digna (se refiere el maestro citado a las honras de Felipe II) de que ello se ymprima y se ponga muy en forma ! le pareze (al mismo Sarmiento) que todo ello se escriba e ymprima y para ello pues la vnjuer.dad nonbro por coronista del tumulo al s. m.° cespedes es de voto y parezer que el señor maestro fran.co sanchez de las brozas e mo balthasar de cespedes tomen el cuydado de pedir licen. a su mag. para ympri

lo

que dello se sacare pues sera muy poco sea para ellos mesmos por el travajo y cuydado que an puesto y pusieren en ello" (3). Sin duda, la referencia transcrita no es muy clara (como no suelen serlo muchas de las indicaciones recogidas de la lectura de los "Libros de claustros”), porque en ella no parece hasta el final de la misma y en las palabras subrayadas ofrecerse atisbo alguno del Brocense en la labor que pudiéramos creer únicamente cumplida por el hijo político de nuestro biografiado y porque, además, su tenor general y literal no coincide con el sentido indubitable de comisiones expresas antes mencionadas, en las que conjuntamente se encargan a Sánchez de

millo y

(1) Claustro pleno de 19 de Octubre de 1598, fol. 137 vuelto

(2) Claustro plerio de 2 de Noviembre de 1598, fol. 142 vuelto. Ya con anterioridad (en el claustro pleno de 4 de Oct. del mismo año), tratando de lutos, varios claustrales, con S. de los Brogas, fueron del voto del Rector “en que con facultad y licen." del Rey ntro. s. se diesen tales lutos “de veinte y dos heno y no de otra manera” (fol. 131).

(3) Claustro pleno de 17 de Noviembre de 1598, fol. 5.

or "

las Brozas y a Céspedes comunes tareas de poetas y organizadores oficiales de concursos literarios. Pero ya no tenemos ni aún el derecho de extrañarnos al observar tales incongruencias, más frecuentes de lo que pudiera creerse en la documentación del Estudio, y así nos limitaremos a advertir que de todos modos resulta evidente que nuestro Retórico cumplió como bueno sus deberes de súbdito oficialmente afligido en la ocasión referida.

Y no debió ser su ejemplo por todos seguido a juzgar por las diferencias, que entonces surgieron entre la Universidad y los colegios del Arzobispo y San Salvador de Oviedo. El Estudio arrojó a algunos colegiales de esos colegios de las cátedras universitarias y capellanías de que aquéllos gozaban por no haber asistido a las honras de Felipe II, y al tratarse en claustro de semejante decisión, “el m.o francisco sanchez de las brozas fue del mesmo voto y parezer que el doctor br.me cornexo”, es decir, que se ejecutara el Estatuto con todo rigor, privando a los culpados de sus cátedras y oposiciones, que se enviase al Consejo una persona muy grave de la Universidad y que los Capellanes fuesen desde luego "privados” (1).

Varias veces después hubo de insistir nuestro humanista en defender su severa actitud frente a los colegiales rebeldes. Así sostuvo que se siguiera el negocio contra todos, con todo calor y cuidado, y que se ejecutara el Estatuto, según el tenor literal del mismo (2). Al deliberar acerca de lo que podía quitarse a los incorporados, conforme al Estatuto aludido (7. tit. 50), si se habría de llegar "usque ad cathedrarum privationem", el m.° Francisco Sánchez Retórico dijo "que todo entiende el estatuto se les debe quitar y que (dicho) estatuto esta claro y

(1) Claustro pleno de 17 de Noviembre de 1598, fol. 7. Además la ciudad invitó al Estudio a las honras que habrían de celebrarse, merced a su iniciativa, por el alma del Monarca difunto, y la Universidad aceptó primero esa invitación (claustro pleno de 14 de Diciembre de 1598), que rechazó después (claustro pleno del 29 del mismo mes y año antes citados). En la primera de esas reuniones, se hizo solidario el Brocense de la aceptación indicada, así como en la segunda se adhirió a la repulsa de que fué víctima la ciudad por parte del Estudio. La Universidad no quedó, pues, en muy cordiales relaciones ni con los Colegios, ni con la ciudad, hon. rando la memoria del rey Felipe II.

(2) Claustro pleno de 14 de Diciembre de 1998, fol. 25 v.

dad

llano” (1). Ahora bien, en lo concerniente a si se habría de dar respuesta al colegio del Arzobispo, con otros claustrales Sánchez de las Brozas fué de opinión “que se execute en todos y cumpla el claustro e claustros y se embie vna persona que vaya a hablar al Colegio del arcobispo de

y se le de la Respuesta de lo que se ha hecho - y se les diga que la vnjuer. Lad ha deseado Responder al Colegio conforme a su gusto e que hasta agora no ha podido la vnjuer."*4 juntar claustro para ver de responder” (2). Sospechamos que esta respuesta ni es muy sincera, ni muy franca, pero insistimos en que no se de a nuestras dudas el valor de indiscutibles aserciones.

Mas sigamos la narración comenzada de las diferencias del Estudio con los colegios. En semejante contienda. hubo de intervenir el Monarca, quien ordenó, por cédula real fechada el 24 de Diciembre de 1598, que en el término de 10 días después de la notificación de ese mandato, enviase la Universidad relación al Consejo "sobre el particular”, juntamente con un traslado de las actuaciones y en tanto que otra cosa no se acordara por el Consejo, no se hiciese novedad (3). Pero cuatro días antes de la fecha de esa Real cédula, el claustro pleno, considerando vacas las cátedras de los escolares rebeldes del colegio del Arzobispo y del de Oviedo, intentó proveer la de Código, a la que no se había presentado ningún opositor. Sin embar

(1) Id. id. id., fol. 26 v. En efecto, el tenor literal de dicho estatuto, es como sigue: “Item porque es contra toda razón que los miembros de vna republica se aparten de su cabeça, y es inutil la parte que no conuiene con el todo: estatuymos que en las processiones generales que hiziere la vniuersidad vayan todos los matriculados e incorporados en ella, y los collegios seglares, reglares, y militares, y el que no fuere pierda su incorporacion, y el no incorporado no gane curso en esta vniuersidad, ni goze de los priuilegios della, y el Sindico lo pida assi, y el Claustro lo execute, y si por differenzia de lugares rehusaren de yr, que el Maestrescuela sin perjuyzio de su derecho, ordene en el interin como y donde han de yr por aquella vez, y sean todos obligados a obedecerle so la pena arriba declarada”. Estatutos hechos por la mvy=insigne Vniuersidad de Salamanca = Impreso Por Diego Cusio.=Año. MDXCV, fol. 44 r. Colofón : “ Acabáronse de imprimir estos=estatutos por Diego Cusio impressor en la ciudad de Sala=manca a tres dias del mes de Hebrero de mil y=quinientos y nouenta y cinco=años".

(2) Claustro pleno de 14 de Diciembre de 1598, fol. 27.

(3) Esperabé, “Historia de la Universidad de Salamanca", t. I, pág.: 633 y siguiente.

do

go, con varios claustrales el maestro Sánchez de las Brozas fué del voto y parecer que la persona del L.do Ochoa de Urquiça era muy suficiente y que a dicho Licenciado debía darse la cátedra de Código en cuestión (1).

Tres días después de la fecha en que aparece suscrita la Real cédula citada últimamente, la Universidad tuvo conocimiento del contenido de esa orden por carta del Dr. Pichardo, que había ido a la Corte a tratar del delicado asunto de los colegios. En dicha misiva, el representante de la Universidad solicitaba permiso de ésta para regresar a Salamanca, donde pretendía hacer oposiciones a la cátedra de Volumen. De acceder a esta súplica, sufrían grave riesgo de no quedar garantidos, ni defendidos los intereses del Estudio, de modo, pues, que no deberá extrañarnos que nuestro autor opinara que se nombrasen comisarios para lo tocante a lo mandado por el Real Consejo; que el Doctor Pichardo continuara en Madrid y prosiguiese la causa a que había ido, contándosele su salario desde el día de la partida, ya que se trataba del asunto de tanto interés y, en fin, que no se procediese ni a dar puntos, ni a tomar votos en las oposiciones de dicha cátedra de Volumen hasta que regresara a Salamanca el citado Doctor (2)

Mas no sólo en esas incidencias relacionadas con provisiones de cátedras, intervino el insigne Retórico por el año últimamente mencionado. También a comienzos de este mismo año, opinó, con el Dr. Bartolomé Sánchez, que se vacase y proveyera el partido de Anato

y mía (3). Y por cierto, que al debatirse si se podía o no considerar como opositor a ese partido a Domingo Vázquez, varios claustrales, y con ellos Francisco Sánchez de las Brozas, fueron de opinión que el susodicho no era opositor mientras no legitimase su persona, conforme a la Prematica real “que en este caso habla” (4). Decidida la votación del claustro en ese sentido, al dar información el opositor electo para el partido de Anatomía Alonso Vázquez, adujo, entre otros, el testimonio del Brocense, concebido en estos términos: “t.o el m.° fr.co sanchez de las bro

со

(1) Claustro pleno de 20 de Diciembre de 1598, fol. 29.
(2) Claustro pleno de 27 de Diciembre de 1598, fol. 29.
(3) Claustro pleno de 5 de Marzo de 1598, fol. 51.
(4) Claustro pleno de 1o de Marzo de 1598, fol. 56.

zas catr. de R.“ jubilado aviendo jurado en forma de derecho de dezir verdad dixo que Conoze al dicho L." a'l vazquez de vista habla trato y communjcacion de mucho tiempo y años a esta parte y le tiene por hombre habil suficiente y muy bastante para leer el dicho salario y conducta de anatomja e otra catr." de mas calidad y cantidad de la dicha facultad y lo sabe porque le a visto hazer dissectiones y tiene tal voz y fama lo qual dixo ser verdad para el jura." que ha fecho” (1). Ignoramos hasta qué punto el conocimiento de las Humanidades permita discernir acerca de la pericia para “hazer dissectiones" de un pretendiente a un partido de Anatomía, pero cosas más raras vemos aún hoy... Seguimos diciendo que nuestras dudas, sospechas y preocupaciones pueden y deben ser soslayadas.

Pero fué más ardua la discusión que hubo de suscitarse en el 2o semestre del 98 acerca de la erección de una nueva cátedra de prima de Teologia, "siendo necesaria”. Al plantearse por primera vez este problema, nuestro biografiado opinó que semejante asunto se cometiese a personas del claustro, pues era necesario "mucho tiempo y acuerdo para lo deliberar” (2). Y la Universidad necesitaba entregarse a esas deliberaciones, porque previamente había solicitado el convento de S.“ Domingo de Salamanca que su orden diese al Estudio catedráticos de Teología, sin necesidad de oposición, para evitar los sobornos y molestias de los opositores contrarios, y la histórica Escuela fué consultada acerca de semejante petición o de si “seria bien que se estableciese otra catreda mas de teglogia que fuese servida por los frailes de dicha orden” (3).

D. Felipe III advirtió que el acuerdo favorable a los religiosos para que se pudiese crear otra cátedra de Teología, era contrario al Estatuto, por lo que ordenó en cédula real fechada el 11 de Noviembre de 1598 (4), que se juntase el claustro pleno para conferir sobre el particular. Acatando, sin duda, esta orden, se reunió el pleno de 30 de Noviembre del año citado, y al debatir en esa reunión acerca de las diferencias surgidas con los religiosos de San

(1) Claustro pleno de 10 de Marzo de 1598, fol. 56 vuelto. (2) Claustro pleno de 28 Septiembre de 1598, fol. 127 vuelto.

(3) Cédula real de D. Felipe II, fechada el 19 de Agosto de 1598 y transcrita por el Sr. Esperabé en el tomo I de su “ Hist. de la Univ. de Sal.a”, pág. 627.

(4) Op. cit. tom. cit., pág. 633.

« AnteriorContinuar »