Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][graphic][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]

B X 3714

HISTORIA

DE LA

COMPAÑÍA DE JESÚS EN CHILE

LIBRO TERCERO

Desde la ereccion de Provincia en 1683 hasta la expulsion de los PP. de todos los dominios españoles en 1767 y 1768

CAPÍTULO I

1. Necesidad de erigir esta Provincia.-2. Se erige.-3. Brillante estado de ella.4. Los PP. compran la Calera.-5. Explotan su cal.-6. Garro resuelve trasladar los indios de la Mocha.-7. Cuan dificil era.-8. Los jesuitas lo ejecutan.-9. Fúndase la mision de la Mocha.-10. El Rey da bogadores á los PP. de Chiloé.—11. El P. Zúñiga intenta restaurar la mision de los poyas.-12. La pone en Calihuaca.— 13. Se quita á ruego del Gobernador.-14. La residencia de Arauco es elevada á colegio incoado.-15. Con cuánto fruto se entablan los ministerios.-16. Échanse del colegio máximo las cofradías de los naturales.-17. Con cuánta justicia.-18. La sinodo diocesana las traslada.-19. PP. que asistieron á ella.-20. Elogia á la Compañía.-21. El P. Velazco transforma en misionero al cura de Chillan.-22. Este establece las misiones de Colué y Repocura.-23. El P. Gonzalo Ferreyra es Provincial.-24. El P. Donvidas viene de Visitador y queda de Provincial.-25. Primera Congregacion Provincial.-26. Notable progreso del país en el gobierno de Garro.-27. Este lo entrega á su sucesor.

1. Los grandes progresos que esta Vice-Provincia habia hecho en los cincuenta y ocho años de su existencia, el buen número de casas y sujetos que tenia, y la dificultad de comunicarse con el Provincial del Perú, por la larga distancia que promedia entre Santiago y Lima, el ser raras y tardías (1)

(1) Vendrian del Callao á Valparaiso tan solo doce buques al año. 1

TOMO 11

sus comunicaciones por mar, y mucho más por tierra, á causa del desierto de Atacama, que dividia la jurisdiccion de estos dos Reinos, cosas eran que reclamaban imperiosamente que fuese elevada al fin à Provincia independiente. La Compañía de Jesús tenia en Chile cinco colegios (1) y un (2) convictorio, para la formacion y estudios de sus H. escolares, y de los jóvenes externos; un noviciado, y además, casa de tercera probacion; tres colegios incoados (3); dos residencias (4); cuatro misiones (5) adjuntas à colegios ó residencias; y otras cinco (6) simples misiones; con ciento catorce sujetos, setenta y cuatro de los cuales eran sacerdotes y los demás H." estudiantes y coadjutores (7). Y si bien es verdad que muchos de estos sujetos eran venidos de España y veinticuatro del extranjero (8), casi la mitad eran criollos, nacidos y educados en este mismo país. Pero despues llegó de Europa el P. Adamo, que, habiendo ido de procurador à Roma y conseguido del P. General la ereccion de esta Provincia, trajo un buen número de sujetos, aunque no tantos como deseaba su Paternidad (+), con el objeto de promover con mayor eficacia los progresos de ella.

2. Sus colegios no poseian grandes bienes de fortuna; pero tenian las entradas suficientes para mantenerse parcamente (++), desempeñar sus cargas y emprender obras de mérito, con que promover el culto divino y el adelanto del país. Entre sus hijos habia hombres eminentes en todas las ciencias y en muchas artes; los cuales desempeñaban con honor las cátedras de su universidad y de sus colegios, el púlpito y los demás ministerios propios de su estado, así en las ciudades, como en las misiones; varones laboriosos é impertérritos, á quienes no arredraban los trabajos ni los peligros cuando se interponia la gloria de Dios ó la reduccion de los indios. En vista de tantos elementos de vida, y de vida varonil, juzgó el P. Cárlos Noyelle, General de la Compañía, que esta bien podia tenerla propia en Chile, sin más dependencia que de su Paternidad y de sus sucesores; y por lo tanto decretó que se erigiese esta Provincia, nombrando por su primer Provincial al P. Antonio Aleman, quien fué instalado en su nuevo cargo este año de 1683.

3. Su primera diligencia fué visitar todas sus casas, colegios y misiones; y se congratuló en gran manera al ver que en todas partes florecia la observancia de las reglas, se guardaba rigurosamente la disciplina religiosa, y habia constante aplicacion á los sagrados ministerios. No menos le consoló el buen pié en que estaban los estudios. En Santiago no solo los vió con gran crédito y singular esplendor, sino que tambien pudo contemplar con gran satisfaccion suya á muchos de nuestros alumnos coronados con las entonces tan apreciadas

(1) Dos en Santiago, à saber, el de S. Miguel y el de S. Pablo; uno en Concepcion, otro en Mendoza, y otro en Bucalemu.-(2) El de S. Javier en Santiago.-(3) En la Serena, BuenaEsperanza y Castro.-(4) Arauco y Valdivia.-(5) En Buena-Esperanza y Castro, Arauco y Valdivia.-(6) En S. Cristóbal, Sta. Fe, Sta. Juana, Puren y Bajo Tolten.-(7) Archivo del ministerio del interior. Presentacion del P. Antonio Aleman.-(8) Carta del P. Lobet publicada en el New-Welbot.-(+) Tengo en mi poder su carta autógrafa relativa á este asunto. (++) Segun escribia el P. Lobet el año 1688 á su Provincial de Alemania en la carta arriba citada, en ninguno de ellos habia una sola vidriera.

laureolas de bachilleres, licenciados, maestros y doctores, quienes en artes, quienes en cánones, quienes en sagrada teología. En nuestro colegio de Concepcion las clases de estas ciencias mayores rivalizaban con las del colegio de Santiago; pero no se le igualaban del todo, por escoger siempre los Provinciales á los mejores profesores para el último, à fin de mantener el buen crédito de su universidad. Con todo, hablando de ellas el P. Bartolomé Lobet en su citada carta, dice que no eran inferiores á las de nuestros colegios de Alemania: y aunque no calificase de un modo tan honorífico sus clases de latinidad, confiesa, sin embargo, que nuestros alumnos, á los dos años de asistir á ellas, sabian tanto latin como los del sexto año en Alemania, lo cual supone en unos y otros igual aprovechamiento; y que al pasar al curso de filosofía, escribian calamo currenti en castellano lo que su profesor les dictaba en latin. El mismo P. no elogia menos los progresos que hacian en su educacion religiosa; y los confirma con advertir que muchos de ellos abrazaban el estado religioso, especialmente en nuestra Compañia; motivo por el cual era tan crecido en ella el número de criollos.

4. Contando el P. Provincial con tan poderosos elementos y bellas disposiciones, y siguiendo los impulsos de su carácter activo y emprendedor, llevó adelante con éxito feliz las obras comenzadas, y emprendió otras no menos gloriosas, con que explayar el vigor de su naciente Provincia. Una de aquellas era la iglesia del colegio de S. Miguel, cuyos trabajos marchaban lentamente, por hacerse con sus propios recursos, á causa de ser muy pocas las limosnas que á este objeto se recogian. Para aumentarlos, pues, y minorar los gastos compró en dos mil y cien pesos, por el año de 1683, la hacienda (1) de la Calera, llamada así por la mucha piedra de cal que en sus cerros contenia. Hasta entonces la habian sacado de su hacienda del Chequen, del sitio denominado actualmente el cerrito de Mena, la cual no era de tan buena calidad (2). Poco tiempo despues compró á los PP. de S. Agustin un potrero de cuatro cientas cuadras planas, contiguo à dicha hacienda; el cual le costó á doce reales cuadra, pagaderos en cal de la que se sacaba de la Calera, á razon de catorce reales la fanega (+).

5. Los jesuitas supieron explotar con tal acierto este producto de su nueva hacienda, que en 1689 ya habian pagado mil ochocientos pesos á cuenta de ella (3). Al mismo tiempo vendian cal á los vecinos; cosa que podian hacer canónicamente: y satisfechos con su producto los gastos de explotacion, proveian á su colegio de la inmensa cantidad que necesitaban para su iglesia, que se trabajaba toda de piedra, cal y ladrillo, proporcionándole así un grande ahorro, equivalente á otra tanta entrada; sin contar la cantidad de frutos que sacarian, para la manutencion de los peones y de los nuestros. Otra circunstancia bien notable de esta compra fué que, no teniendo el colegio fon

(1) Archivo del ministerio del interior.—(2) Documento de propiedad del mayorazgo Ruiz Tagle.-(+) Esto habrá dado ocasion à la anécdota de que los jesuitas habian comprado la Calera á los mercedarios con la misma cal que la hacienda producia.—(3) Archivo del ministerio del interior.

« AnteriorContinuar »