Imágenes de páginas
PDF
EPUB

BIBLIOTECA

DE

AUTORES ESPAÑOLES.

(TOMO LXVIII DE LA COLECCION.)

DE

AUTORES ESPAÑOLES,

DESDE LA FORMACION DEL LENGUAJE HASTA NUESTROS DIAS.

CRÓNICAS

DE

LOS REYES DE CASTILLA

DESDE

DON ALFONSO EL SABIO, HASTA LOS CATÓLICOS DON FERNANDO Y DOÑA ISABEL.

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors]

IMPRENTA, ESTEREOTIPIA Y GALVANOPLASTIA DE ARIBAU Y COMPAÑÍA (SUCESORES DE RIVADeneyra)

IMPRESORES DE CAMARA DE 8. M.-Calle del Duque de Osuna, núm. 8.

ADVERTENCIA.

Este segundo tomo de la Coleccion de Crónicas de los Reyes de Castilla, 68.o de nuestra BIBLIOTECA, comprende las de Don Enrique II, Juan I, Enrique III (1) y Juan II; es decir, la última década del siglo XIV, y la primera mitad del xv, cuyos anales, si meramente se consideran bajo el aspecto político, ofrecen un cuadro desconsolador. No habian arraigado en Castilla tan vigorosos como en otras partes los gérmenes del feudalismo: por lo mismo quizá eran más funestos los estragos de la anarquía, que en vez de pesar inmediatamente sobre el pueblo, alimentaba un espíritu perpétuo de sediciosa ambicion, minando los cimientos de las más altas instituciones.

La índole de nuestra Biblioteca nos veda detenernos un solo instante en el asunto, pero debe permitírsenos siquiera esa indicacion, para que podamos juzgar mejor del grato espectáculo que bajo otro concepto se nos presenta. Á medida que se debilitaban las fuerzas de la Nacion, crecia el progreso intelectual, como animado de virtud propia : los mismos que promovian la perturbacion social eran los que se aventajaban más en el cultivo pacífico de las letras ; el exceso de ilustracion sugeria siniestras pasiones, que no es ejemplo nuevo ni raro en la historia de los pueblos; y los próceres revoltosos que así ahuyentaban la paz pública y ponian en contínuo peligro la seguridad del trono, procuraban desquitarse de tan avieso proceder, ejercitando su ingenio en estudios científicos y literarios.

Asombra ciertamente en una edad motejada por lo comun de ignorante y ruda, la multitud de escritos que produjo, y que se han trasmitido hasta nuestros dias. Suponemos que todos ellos merecen el privilegio de la perpetuidad; pero cuántos otros yacerán en injusto olvido! Era entónces la instruccion herencia de los claustros y patrimonio de las personas acaudaladas; no habia prestado aún nuevas alas al pensamiento humano el invento de Gutenberg, y sin embargo, apénas conocemos hoy género literario que no se ensayase con más ó ménos acierto en aquellos tiempos de restauracion. Poetas, oradores, filósofos, místicos, didácticos y cronistas forman el largo catálogo de escritores que llenan las páginas de los que con posterioridad han dado á luz la historia de nuestra antigua literatura, y singular

(1) No es menester repetir la portada que en la edicion de Sancha se puso al frente de estas tres Crónicas, porque es idéntica á la que en el tomo anterior lleva la del Rey D. Pedro. Allí se hace mencion de las Enmiendas del Secretario Gerónimo de Zurita, y las Correcciones y Notas añadidas por Don Eugenio de Llaguno y Amirola; allí se inserta el Prólogo del mismo Zurita, en que se da razon de la Crónica Vulgar y de la Abreviada, la primera adoptada como texto, y la segunda como adicion ó complemento á ella; que por esto va intercalándose en forma de notas al pié de las páginas respectivas, siempre que añade algo, esclareciendo ó mejorando

la leccion del texto. Nada de esto hemos omitido nosotros, ni nada de los Apéndices que con el título de Adiciones á las Notas figuran á la terminacion de cada Crónica; únicamente hemos hecho omision de las faltas que se advierten en la Abreviada (desde luégo indicada así: Abrev.), atendiendo á que nada nos importa lo que en esta falte, pero sí todo aquello en que difiera de la Vulgar, perfeccionándola.

Las Enmiendas y Advertencias de Zurita se imprimieron aparte por el Doctor Diego José Dormer, en Zaragoza, herederos de Diego Dormer, 1683, en 4.°

« AnteriorContinuar »