Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Art. 17.

I..

contratos, testamentos y demás instrumentos 3.o A los que, procediendo de provincias públicos, se rigen por las leyes del país en que ó territorios fo ales, hubieren ganado vecinse otorguen.

dad en otros sujetos al derecho común. Cuardo los actos referidos sean autorizados Para los efectos de este artículo se ganará por funciona: ios diplomáticos ó consulaies de vecindad: por la residencia de diez años en España en el extranjero, se observarán en su provincias ó territorios de derecho común á otorgamiento las solemnidades establecidas no ser que, antes de terminar este plazo, el por las leyes españolas (1).

interesado manifieste su voluntad en contraNo obstante lo dispuesto en este artículo y rio; ó por la re-idencia de dos años, siempre en el anterior, las leyes prohibitivas concer- qu. el interesado manifieste ser esta su vonientes á las personas, sus actos ó sus bienes, luntad. Una y otra manifestación deberán y las que tienen por objeto el orden público y hacerse ante el juez municipal, para la correslas buenas costumbres, no quedarán sin efecto pondiente inscripción en el Registro civil. por leyes ó sentencias dictadas, ni por dis- En todo caso, la mujer seguirá la condición posiciones ó convenciones acordadas en país del marido, y los hijos no emancipados la de extranjero (2)

su padre y, á falta de éste, la de su madre. Art. 12. Las disposiciones de este título, Las disposiciones de este artículo son de en cuanto determinan los efectos de las leyes recíproca aplicación a las provincias y territoy de los estatutos y las reglas generales para rios españoles de diferente legislación civil (4) su aplicación, son obligatorias en todas las Art. 16. En las materias que se rijan por provincias del Reino. También lo serán las leyes especiales, la deficiencia de éstas se sudisposiciones del tít. IV, lib. I (3).

plirá por las disposiciones de este Código (5). En lo demás, las provincias y territorios en que subsiste derecho foral, lo conservarán por ahora en toda su integridad, sin que sufra al

LIBRO PRIMERO teración su actual régimen jurídico, escrito ó consuetudinario, por la publicación de este

DE LAS PERSONAS Código, que regirá tan sólo como derecho supletorio en defecto del que lo sea en cada una de aquéllas por sus leyes especiales.

TÍTULO PRIMERO Art. 13. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, este Código empezará á regir

De los españoles y extranjeros en Aragón y en las Islas Baleares al mismo tiempo que en las provincias no aforadas, en

Son españoles: cuanto 110 se oponga á aquellas de sus dispo

Las personas nacidas en teriitorio siciones forales o consuetudinarias que actual- español. mente estén vigentes.

2.° Los hijos de padre ó madre españoles, Art. 14. Conforme a lo dispuesto en el ar- aunque hayan nacido fuera de España. tículo 12, lo establecido en los arts. 9.9, 10 yil, 3.' Los extranjeros que hayan obtenido respecto a las personas, los actos y los bienes carta de naturaleza. de los españoles en el extranjero, y de los ex- 4.° Los que, sin ella, hayan ganado vecintranjeros en España, es aplicable a las perso- dad en cualquier pueblo de la Monarquía (6). nas, actos y bieres de los españoles en terri

Art. 18. Los hijos, mientras permaneztorios ó provincias de diferente legislación can bajo la patria potestad, tienen la naciocivil.

nalidad de sus padres. Art. 15. Los derechos y deberes de familia, Para que los nacidos de padres extranjelos relativos al estado, condición y capacidad ros en territorio español puedan gozar del legal de las personas, y los de sucesión testa- beneficio que les otorga el núm. 1.o del arda é intestada declarados en este Código, son tículo 17, será requisito indispensable que aplicables:

los padres manifiesten, en la manera y ante 1.° A las personas nacidas en provincias ó los funcionarios expresados en el art. 19, que territorios de derecho común, de padres suje- optan, á nombre de sus hijos, por la naciotos al derecho foral, si éstos durante la menor nalidad española, renunciando a toda otra (7). edad de los hijos, ó los mismos hijos dentro

Los hijos de un extranjero nacidel año siguiente á su mayor edad ó emanci- dos en los dominios españoles deberán manipación, declararen que es su voluntad some- festar, dentro del año siguiente á su mayor terse al Código civil.

edad ó emancipación, si quieren gozar de la 2.0 A los hijos de padre, y, no existiendo éste ó siendo desconocido, de madre, perte- (4) Para la inteligencia y aplicación de este artículo, neciente á provincias ó territorios de dere- se dictó el R. D. de 12 de Julio de 1899, que puede con

sultarse en Registro civil. cho común, aunque hubieren nacido en pro

V. el art. 1.976. vincias ó territorios donde subsista el dere

(6) Concuerda literalmente con el art. 1.o de la Conscho focal.

titución. V. también: en Registro civil, la ley de 17 de Junio de 1870, el Reglamento para su ejecución de 13

de Diciembre del mismo año, el R. D. citado en la nota (1) Los documentos autorizados por los cónsules es- anterior demás disposiciones que allí se insertarán; pañoles en el extranjero tienen la misma eficacia en Es- en Extranjero, los arts. 1.°, 2.°, 44 y siguientes de la ley paña, sea cual fuere la nacionalidad de los otorgantes.- de 17 de Noviembre de 1852; y en Municipio, los arts. Il y Reales órdenes de 15 de Noviembre de 1901 y 1o de Abril siguientes de la ley de 2 de Octubre de 1877.

(7) El hecho de someterse un individuo voluntaria(2) V. los arts. 14, 732 y siguientes de este Código; mente al servicio de las armas, debe considerarse como 153 52 y 538 del Código de Comercio; 551 y siguientes, expresión de que opta por la nacionalidad española, 691 y siguientes de la ley de Enjuiciamiento civil.

cuando la opción sea necesaria. R. O. de 9 de Septiem (3) V. los arts. 14, 42 y siguientes.

bre de 1887. TOMO VI

3

Art. 19.

(5)

y

de 1902.

tículo 17

Art. 27.

calidad de españoles que les concede el ar

Los que se hallen en el Reino harán esta manifestación ante el encargado del Registro civil del pueblo en que residieren; los que residan en el extranjero, ante uno de los agentes consulares ó diplomáticos del Gobierno español; y los que se encuentren en un país en que el Gobierno no tenga ningún agente, dirigiéndose al Ministro de Estado en España (1).

Art. 20. La calidad de español se pierde por adquirir naturaleza en país extranjero, ó por admitir empleo de otro Gobierno, ó entrar al servicio de las armas de una potencia extranjera sin licencia del Rey (2).

Art. 21. El español que pierda esta calidad por adquirir naturaleza en país extranjero, podrá recobrarla volviendo al Reino, declarando que tal es su voluntad ante el encargado del Registro civil del domicilio que elija para que haga la inscripción correspondiente, y renunciando á la piotección del pabellón de aquel pais (3).

Art. 22. La mujer casada sigue la condición y nacionalidad de su marido.

La española que casare con extranjero, podrá, disuelto el matrimonio, ecobrar la nacionalidad española, llenando los requisitos expresados en el artículo anterior (4).

Art. 23. El español que pierda esta calidad por admitir empleo de otro Gobierno, ó entrar al servicio de las armas de una potencia extranjera sin licencia del Rey, no podrá recobrar la nacionalidad española sin obtener previamente la Real habilitación (5).

Art. 24. El nacido en país extranjero de padre ó madre españoles, que haya perdido la nacionalidad de España por haberla perdido sus padres, podrá recuperarla también llenando las condiciones que exige el art. 19.

Para que los extranjeros que hayan obtenido carta de naturaleza ó ganado vecindad en cualquier pueblo de la Monarquia gocen de la nacionalidad española, han de renunciar previamente á su nacionalidad anterior, jurar la Constitución de la Monarquía é inscribirse como españoles en el Registro civil (6).

Art. 26. Los españoles que trasladen su domicilio á un país extranjero, donde sin más circunstancia que la de su residencia en el sean considerados como naturales, necesitarán, para conservar la nacionalidad de España, manifestar que ésta es su voluntad al agente diplomático ó consular español, quien deberá inscribirlos en el Registio de españoles residentes, así como á sus cónyuges, si fueren casados, y á los hijos que tuvieren.

Los extranjeros gozan en España de los derechos que las leyes civiles conceden á los españoles, salvo lo dispuesto en el artículo 2.o de la Constitución del Estado ó en tratados internacionales (7).

Art. 28. Las Corporaciones, fundaciores y у asociaciones, ieconocidas por la ley y domiciliadas en España, goza: án de la nacionalidad española, siempre que tengan el concepto de personas jurídicas con arzeglo á las disposiciones del presente Código

Las asociaciones domiciliadas en el extranjero tendrán en España la coösideración y los derechos que determinen los t:atados ó leyes especiales (8)

TÍTULO II

Del nacimiento y la extinción de la personalidad civil

CAPITULO PRIMERO

De las personas naturales

Art. 29.

Art. 30.

Art. 25.

Art. 31.

El nacimiento determina la personalidad; pero el concebido se tiere por nacido para todos los efectos que le sean favorables, siempre que nazca con las condiciones que expresa el artículo siguiente (9).

Para los efectos civiles, sólo se reputará nacido el feto que tuviere figura humana, y viviere veinticuatio horas enteramente desprendido del seno materno.

La prioridad del nacimiento, en el caso de partos dobles, da al primer nacido los derechos que la ley ieconozca al primogénito.

La personalidad civil se extingue por la muerte de las personas.

La menor edad, la demencia ó imbecilidad, la sordomudez, la prodigalidad y la interdicción civil no son más que restricciones de la personalidad jurídica. Los que se hallaren en alguno de esos estados son susceptibles de derechos, y aun de obligaciones cuando éstas nacen de los hechos ó de relaciones entie los bienes del incapacitado y un tercero.

Si se duda, entre dos ó más personas llamadas á sucederse, quién de ellas ha muerto primero, el que sostenga la muerte

Art. 32.

(1) V. los arts. 314 y siguientes de este Código; en Registro civil, los arts. 2.° y siguientes; 60, 96 y siguientes de la ley de 17 de Junio de 1870; en Municipio el art. 28 de la ley de 2 de Octubre de 1877, y las disposiciones insertas en el artículo Cuerpo consular.

(2) Véanse los arts. 22, 23, 24 y 26.--La renuncia pura y simple de la cualidad de español sin haber adquirido otra nacionalidad, no es causa bastante para la pérdida de aquella cualidad, no procediendo inscribir en el Registro tales renuncias. R. O. de 15 de Marzo de 1900.---V. también el art. 1.o de la Constitución.

(3) V. en Extranjero el R. D. de ii de Mayo de 1901 (Gaceta del 12).

(4) V. en Registro civil el art. 109 de la ley de 17 de Junio de 1870.

(5) Son requisitos necesarios para obtener esta habi. litación: solicitud al Ministro de la Gobernación; renuncia al pabellón, empleos, derechos y honores conseguidos en la nación cuya soberanía se abandona, hecha ante un cónsul de la misma; juramento de fidelidad á la Constitución y de obediencia á las leyes, é inscripción en el Registro civil. (R. 0. 17 Enero 1887.)

(6) V. en Extranjero el R. D. de 17 de Noviembre de 1852 y demás disposiciones que allí se insertan, y la nota precedente. - Aunque se haya conseguido vecindad en algún Municipio figurando en las listas electorales como elector, elegible y compromisario, no por ello se

Art. 33

pierde la calidad de extranjero, si previos los requisitos necesarios no aparece el interesado inscrito como español en Registro. (R. O. 28 Abril 1890.)

(7) V. los arts. 2.°, 4., 6.° y ni de la Constitución; los arts. 15 y 169 del Código de Comercio; 140 del Código penal; 70, 534 y 634 de la ley de Enjuiciamiento civil; 333 de la ley Orgánica de los Tribunales (en Justicia); el Real decreto de 17 de Noviembre de 1852 y demás disposiciones que se insertan en Extranjero; y las convenciones internacionales que se transcribirán en Tratados.

(8) V. el art. 41 de este Código.

(9) V. los arts. 108 y siguientes, 627, 745, 959 y si guientes de este Código.

anterior de una ó de otra, debe probarla; á falta de prueba, se presumen muertas al mismo tiempo y no tiene lugar la transmisión de derechos de uno á otro (1).

Art. 34. Respecto a la presunción de muerte del ausente y sus efectos, se estará á lo dispuesto en el tít. VIII de este libro.

previsión asignado. Si nada se hubiere establecido previamente, se aplicarán esos bienes á la realización de fines análogos, en interés de la región, provincia ó Municipio que principalmente debieran recoger los beneficios de las instituciones extinguidas.

TÍTULO III

CAPITULO II

Del domicilio

De las personas jurídicas

Art. 40.

Para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones civiles, el domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia habitual, y, en su caso, el que determine la ley de Enjuiciamiento civil (5)

El domicilio de los diplomáticos residentes por razón de su cargo en el extranjero, que gocen del derecho de extraterritorialidad, será el último que hubieren tenido en territorio español.

Cuardo ni ia ley que las haya creado ó reconocido, ni los estatutos ó las reglas de la fundación fijaren el domicilio de las personas jurídicas, se enterderá que lo tienen en el lugar en que se halle establecida su iepresentación legal, ó donde ejerzan las principales funciones de su ir stituto (6).

Art. 41.

Art. 37

TÍTULO IV

Art. 35. Son personas jurídicas:

1.° Las Corporaciones, asociaciones y fundaciones de interés público reconocidas por la ley.

Su personalidad empieza desde el instante mismo en que, con arreglo á derecho, hubiesen quedado válidamente constituídas.

2.• Las asociaciones de interés particular, sean civiles, mercantiles ó industriales, á las que la ley conceda personalidad propia, independiente de la de cada uno de los asociados (2).

Art. 36. Las asociaciones á que se refiere el núm. 2.° del artículo anterior, se regirán por las disposiciones relativas al contrato de sociedad, según la naturaleza de éste.

La capacidad civil de las Co:poraciones se regulará po: las leyes que las hayan creado ó reconocido; la de las asociaciones por sus estatutos, y la de las fundaciones por las reglas de su institución, debidamente aprobadas por disposición administrativa, cuando este requisito fuere necesario (3).

Art. 38. Las personas jurídicas pueden adquirir y poseer bienes de todas clases, así como contraer obligaciones y ejercitar acciones civiles ó criminales, conforme á las leyes y reglas de su costitución.

La Iglesia se regirá en este punto po: lo concordado entre ambas potestades; y los establecimientos de instrucción y beneficencia por lo que dispongan las leyes especiales (4).

Art. 39. Si por haber expirado el plazo durante el cual funcionaban legalmente, o por haber realizado el fin para el cual se constituyeron, ó por ser ya imposible aplicar á éste la actividad y los medios de que disponían, dejasen de funcionar las Corporaciones, asociaciones y fundaciones, se dará á sus bienes la aplicación que las leyes, ó los estatutos, ó las cláusulas fundacionales les hubiesen en esta

Del matrimonio

CAPITULO PRIMERO

Disposiciones generales

SECCIÓN PRIMERA

De las formas del matrimonio

Art. 42. La ley reconoce dos formas de matrimonio: el canónico, que deben contraer todos los que profesen la religión católica; y el civil, que se celebrará del modo que detei mina este Código (7).

(1) Las presunciones juris establecidas por el Derc. cho romano en las leyes 9 y 1o, tít. V, lib. XXXIV di Digesto y adoptadas por el proyecto de 1851 en sus artículos 551 y 552, para el caso de que se trata, son inadmisibles, porque estribando toda la dificultad, no en la muerte, sino en la prioridad, falta la base de un hecho cierto, indubitable, comprobado, en que apoyar dichas presunciones, de manera que son presunciones de presunciones. Por consiguiente, no habiendo medio de resolver la dificultad, tampoco puede el derecho tenerla en cuenta, y por este motivo es racional y juridica la sclución dada por el Código civil español, que ha sido adoptada también por el art. 20 del Código civil alemán de 1896 y por el art. 32 del Código civil suizo de 1907.

(2) 1. los arts. 1.669 y 1.812.
(3) V. los arts. 671 y 747 de este Código.

(4) Está en relación con el art. 746; véanse en Concordato los arts. 31, 33 y 40 dcl vigente de 16 de Marzo de 1851 y las demás disposiciones insertas en dicho artículo.

(5) V. los arts. 64 á 71 de la ley de Enjuiciamiento civil; 545, 554 y siguientes de la ley de Enjuiciamiento criminal; el 6.° de la Constitución; 505 del Código de Cemercio; 215, 504 y siguientes del Código penal; y en Justicia, los arts. 310 y siguientes de la ley Orgánica de los Tribunales.

(6) V. los arts. 66 y siguientes de la ley de Enjuicia. miento civil.

(7) Véase el art. 12, párrafo 1.-- Por R. O. de 27 de Agosto de 1906, publicada en la Gaceta del día siguiente, se resolvió que no se exija á los que pretendan contraer matrimonio civil, conforme a las disposiciones de los artículos 86, 89 y siguientes del Código civil, declaración alguna relativa á la religión que profcseni, ni más requisitos que los que la ley taxativamente establece. Esta dis. posición se dejó sin efecto por otra R. O. de 28 de Febrero de 1907, que ordenó, además, que no es potestativo de las autoridades eclesiásticas dejar ó no de expedir copias de los documentos de sus archivos aunque se pidan para la celebración de matrimonio civil y que debe oirse al Ministerio fiscal en los desacuerdos entre las autoridades civiles y eclesiásticas sobre cuál de ambas formas proceda para que promueva la aplicación de las disposiciones vigentes.

SECCIÓN SEGUNDA

Disposiciones comunes á las dos formas de ma

trimonio

Art. 44.

Art. 49.

[ocr errors]

Art. 50.

Art. 43.. Los esponsales de futuro no producen obligación de contraer matrimonio. Ningún Tribunal admitirá demanda en que se pretenda su cumplimiento (1).

Si la promesa se hubiere hecho en documento público ó privado por un mayor de edad, ó por un menor asistido de la persona cuyo consentimiento sea necesario para la celebración del matrimonio, ó si se hubieren publicado las proclamas, el que rehusare casarse, sin justa causa, estará obligado á resarcir á la otra parte los gastos que hubiese hecho por razón del matrimonio prometido.

La acción para pedir el resarcimiento de gastos, á que se refiere el párrafo anterior, sólo podrá ejercitarse dentro de un año, contado desde el día de la negativa á la celebración del matrimonio. Art. 45. Está prohibido el matrimonio (2):

Al menor de edad que no haya obtenido la licencia, y al mayor que no haya solicitado el consejo de las personas á quienes corresponde otorgar una y otro en los casos determinados

por

la ley (3). 2. A la viuda durante los trescientos un días siguientes a la muerte de su marido, ó antes de su alumbramiento si hubiese quedado encinta, y á la mujer cuyo matrimonio hubiera sido declarado nulo, en los mismos casos y términos, á contar desde su separación legal (4)

3.0 Al tutor y sus descendientes co: las personas que tenga ó haya tenido en guarda hasta que, fenecida la tutela, se aprueben las cuentas de su cargo; salvo el caso de que el padre de la persona sujeta a tutela hubiese autorizado el matrimonio en testamento ó escritura pública.

Art. 46. La licencia de que habla el número 1.o del artículo anterior, debe ser concedida á los hijos legítimos por el padre; faltando éste, ó hallándose impedido, corresponde otorgarla, por su orden, á la madre, a los abuelos paterno y materno, y, en defecto de todos, al consejo de familia.

Si se tratare de hijos naturales reconocidos ó legitimados por concesión Real, el consentimiento deberá ser pedido á los que los reconocieron y legitimaron, á sus ascendientes y al consejo de familia, por el orden establecido en el párrafo anterior.

Si se tratare de hijos adoptivos, se pedirá el consentimiento al padre adoptante, y, en su defecto, á las personas de la familia natural á quienes corresponda.

Los demás hijos ilegítimos obtendrán el con sentimiento de su madre cuando fuere legalmente conocida; el de los abuelos maternos en el mismo caso, y, á falta de unos y otros, el del consejo de familia.

A los jefes de las casas de expósitos corresponde prestar el consentimiento para el matrimonio de los educados en ellas (5).

Art. 47. Los hijos mayores de edad están obligados á pedir consejo al padre, y, en su defecto, á la madre. Si no lo obtuvieren, ó fuere desfavorable, no podrá celeb:arse el matrimonio hasta tres meses después de hecha la petición (6) Art. 48. La licencia

у el consejo favorable á la celebración del matrimonio deberán acredita:se, al solicitar éste, por medio de documento que haya autorizado un nctario civil ó eclesiástico, o el juez municipal del domicilio del solicitante. Del propio modo se acreditará el transcurso del tiempo á que alude el artículo anterior, cuando inútilmente se hubiere pedido el consejo (7).

Ninguno de los llamados á prestar su consentimiento ó consejo está obligado á manifestar las razones en que se funda para concederlo ó negarlo, ni contra su disenso se da recurso alguno.

Si, a pesar de la prohibición del art. 45, se

casaren las personas comprendidas en él, su matrimonio será válido; pero los contrayentes, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código penal, quedarán sometidos á las siguientes reglas (8):

Se entenderá contraído el casamiento con absoluta separación de bienes, y cada cónyuge retendrá el dominio y administración de los que le pertenezcan, haciendo suyos todos los fiutos, si bien con la obligación de contribuir proporcionalmente al sostenimiento de las cargas del matrimonio (9).

2.a Ninguno de los cónyuges podrá recibir del otro cosa alguna por donación ni testamento (10).

Lo dispuesto en las dos reglas ante iores no se aplicará en los casos del núm. 2.° del artículo 45, si se hubiere obtenido dispensa.

3. Si uno de los cónyuges fuere menor no emancipado, no recibirá la administración de sus bienes hasta que llegue á la mayor edad. Entretanto sólo tendrá derecho á alimentos, que no podrán exceder de la renta líquida de sus bienes.

4.8 En los casos del núm. 3.o del art. 45, el tutor perderá además la administración de los bienes de la pupila durante la menor edad de ésta (11).

Art. 51. No producirá efectos civiles el matrimonio canónico ó civil cuando cualquiera

I. a

(1) v. el art. 1.326 de este Código y el R. D. de 9 de Enero de 1908 en Esponsales.

(2) El art. 50 determina los efectos del quebrantainiento de la prohibición contenida en dicho art. 45. V. los arts. 293 y 332 del Código de Justicia militar; 249 del Código penal de la Marina de guerra; R. D. de 9

de Octubre de 1889 (sargentos y reenganchados), Real de. creto de 27 de Diciembre de 1901 y ley de 15 de Mayo de 1902 (jefes y oficiales); y art. 9o de este Código.

(3) Desarrollan y completan este número los ar. tículos 46 á 49. V. los arts. 489 á 492 del Código penal.

(4) V. art. 108 de este Código.

(5) V. los arts. 178, 307, 309 y 1.318 de este Código, y 1.919 á 1.940 de la ley de Enjuiciamiento civil.

(6) V. los arts. 218, 224, 229 y 1.318 de este Código; 1.936 y 1.937 de Enjuiciamiento civil.

(7) Referente al procedimiento para el caso de consejo, véanse los arts. 1.936 y siguientes, Enjuiciamiento civil; véase art. 293 del Código de Justicia militar.

(8) V. los arts. 489, 490 y 492 del Código penal; sesión 24, cap. I del Concilio Tridentino, y art. 45 de esie Código.

(9) V. el art. 1.432.
(10) Véase el art. 1.333, núm. 3.° y 45 m.

(11) V. los arts. 4.°, 101, 315, 320, 624, 628, 744 y 755 de este Código.

de los cónyuges estuviese ya casado legítima-

mente (I).

Art. 52.

El matrimonio se disuelve por la

muerte de uno de los cónyuges (2).

SECCIÓN TERCERA

De la prueba del matrimonio

los bienes de la sociedad conyugal, salvo esti-

pulación en contrario y lo dispuesto en el ar-

tículo 1.384 (9).

Si fuere menor de diez y ocho aios, no podrá
admiristrar sin el consentimiento de su padie;
en defecto de éste, sin el de su madre; y á fal.
ta de ambos, sin el de su tutor. Tampoco po-
drá comparecer en juicio sin la asistencia de
diclias personas (10)

En ningún caso, mientras no llegue á la ma-
yor edad, podrá el marido, sin el consenti-
miento de las personas mencionadas en el pá-
rrafo anterior, tomar dinero á préstamo, gia-

var ni enajenar los bieres raíces (11).

Art. 60. El marido es el representante de

su mujer. Esta no puede, sin su licencia, com-

parecer en juicio por sí ó por medio de pro-

curador (12).

No necesita, sin embargo, de esta licencia

para defenderse en juicio criminal, ni para

demandar ó defenderse en los pleitos con su

marido, ó cuando hubiere obtenido habilita-

ción conforme a lo que disponga la ley de En-

juiciamiento civil (13).

Art. 61. Tampoco puede la mujer, sin li-
cencia ó poder de su marido, adquirir por título
oneroso ni lucrativo, enajenar sus bienes, ni

obligarse, sino en los casos y con las limitacio-

nes establecidas por la ley (14).

Art. 62. Son nulos los actos ejecutados por
la mujer contra lo dispuesto en los anteriores
artículos, salvo cuando se trate de cosas que
por su naturaleza estén destinadas al consumo
ordinario de la familia, en cuyo caso las com-
pras hechas por la mujer serán válidas, Las
compras de joyas, muebles y objetos preciosos,
hechas sin licencia del marido, sólo se conva-
lidarán cuando éste hubiese consentido á su

mujer el uso y disfrute de tales objetos (15).

Art. 63. Podrá la mujer sin licencia de su
marido:

Otorgar testamento.
2.0 Ejercer los derechos y cumplir los debe-

res que le correspondan respecto a los hijos le-

gitimos ó naturales reconocidos que hubiese

tenido de otro, y respecto á los bienes de los

mismos (16).

Art. 64. La mujer gozará de los honores de
su marido, excepto los que fueren estricta y
exclusivamente personales, y los conservará
mientras no contraiga nuevo matrimonio.

SECCIÓN CUARTA

De los derechos y obligaciones entre marido

y mujer

I..

[blocks in formation]

(1) A pesar de lo dispuesto en este artículo, el matri-
monio anterior de dos infieles se disuelve cuando uno de
ellos se convierte al catolicismo y el otro no quiere vivir
con el convertido sine contumelia Creatoris, de lo cual
resulta que el nuevo matrimonio contraído en este caso
por el convertido con persona católica seria perfecta-
mente válido. - V. Matrimonio: Privilegio Paulino.-V.
los arts. 455 y 486 del Código penal.

(2) V. los arts. 34 y 190 á 194 y 327 de este Código;
960 y 1.054 de Enjuiciamiento civil, y el Canon 6.° en
Concilio Tridentino (ses. 24).

(3) La partida sacramental del matrimonio hará

prueba plena del mismo después que haya sido inscrito

en el Registro civil. Cuando el matrimonio no haya sido

inscrito, deberá la partida someterse á las comproba-

ciones y diligencias que dispondrán los reglamentos, y

á las que los Tribunales estimen necesarias para calificar

su autenticidad. (Art. 4.° del decreto-ley de 9 de Fe-

brero 1875, reformando la ley provisional de Matrimo-

nio civil.)

(4) V. los arts. 76 y 1.215 de este Código y el 578

de Enjuiciamiento civil.

(5) V. el art. 1.215 de este Código.

(6) V. los arts. 68, núms. 1.0 y 2.°; 105, núm. 1.o, y
174, párrafo 1.0

(7) V. el art. 603 del Código penal.
(8) V. el art. 64 de Enjuiciamiento civil.

(9) V. los arts. 315, 317, 1.315 y siguientes, 1.412
y 1.416 de este Código.

(10) V. los arts. 269, núm. 9, y 315 de este Código.

(11) V. los arts. 50, 66, 181, 182, 199 y siguientes,
220, 225, 227, 228, 264, 316, 317, 1.261, 1.263, 1.357,
1.401 y 1.413 de este Código; 4 y 5 del Código de Comercio,
y 169, 202 y 203 de la ley Hipotecaria.

(12) V. los arts. 123, párrafo 2.°, 1.383, 1.408, núm. 1.°,
de este Código; 533, núm. 4.°, y 1.27: de Enjuiciamiento

civil.--V. el art. 27 de la ley de 27 de Febrero de 1908

en Instituto Nacional de Previsión.

(13) V. los arts. 61 y siguientes, 183, 187, 188, 200,

214, 220 y 221 de este Código; 2.°, 188, núms. 1.° y 2.0,

1.881, 1.897 y 1.994 á 2.001 de la ley de Enjuiciamiento

civil.

(14) V. los arts. 50, 62, 65, 188, 220, núm. 1.°, 225, 230,

624 y siguientes, 893, 995, 1.053, 1.263, núm. 3.°, 1.334,

1.361, 1.383, 1.387, 1.394. 1.396, 1.416, 1.418, 1.677,

1.716 y 1.811 de este Código; 4.0 y siguientes del Código
de Comercio, y 533, núm. 4.°, de Enjuiciamiento civil.

(15) Este artículo se completa con el 65.-V. los aí.
tículos 1.362 y 1.385, párrafo 2.0

(16) V. los arts. 46, 47, 134, 136, 155 y siguientes,
168, 662 y siguientes de este Código.

« AnteriorContinuar »